•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Martha Granado Solano, de 48 años, fue asesinada a puñetazos y patadas por su excónyuge Saúl Mendoza Watler de 26 años, el pasado domingo en Siuna. El hecho ocurrió en plena vía pública, cerca de una terminal de buses, sin que nadie interviniera.

La directora de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, Magaly Quintana, confirmó que con este incrementa a 36 el número de mujeres asesinadas en Nicaragua en lo que va del año, debido a que se registró otro caso en Paiwas.

Luego de ser salvajemente golpeada, intentó regresar a su casa pero se desmayó cuando iba caminando. Vecinos del lugar la trasladaron al hospital Carlos Centeno, donde ingresó en estado grave, falleciendo 10 minutos después.

Según el informe de la Policía Nacional, el especialista en medicina forense Richard Larios Navarrete encontró lesiones de diferentes tipos en el cuerpo de la víctima, siendo un trauma contuso contundente a nivel hepático (desgarro del hígado), la causa de la muerte.

¿Por qué nadie se mete?

Lo alarmante de este hecho es que sucedió en la calle y nadie intervino, coinciden expertos. 

“La gente sigue pensando que la violencia contra las mujeres es un asunto de carácter privado y que nadie se puede meter, cuando en realidad es un problema de carácter público porque afecta al conjunto de la sociedad. Al no hacer nada para impedir que una mujer sea asesinada, permite que ese tipo de conductas se reproduzcan”, asegura Camilo Antillón, máster en sociología y especialista en género y sexualidad.

Emilio Granado García, padre de la víctima en Siuna, dijo que continuamente su hija era agredida. “Era diario, yo le decía a ella que ese hombre la iba a matar, pero nunca me hizo caso”, dijo.

“Cuando a un hombre no se le pone un alto y no se denuncia, puede traspasar el límite y llevar a la mujer a la muerte”, agregó Magaly Quintanilla.

El mensaje que deja a los hombres agresores la forma en que ocurrió este femicidio, sin que nadie haya intervenido, es que “pueden interpretar que tienen todo el derecho sobre las mujeres, que nadie se va meter y que la sociedad reconoce que estaba en su derecho de matarla y eso es grave”, sostiene, por su parte, María Teresa Blandón, del programa feminista La Corriente.

“La gente que no hace nada por detener la agresión a una mujer se convierte en cómplice. Si nos callamos y decimos está bueno que le pegue porque es su esposa también somos cómplices. Es necesaria una mayor reflexión sobre el problema. Para eliminar la violencia machista tenemos que reeducarnos”, indicó Blandón.

Otras formas

Jerónima del Socorro Granado, hermana de la víctima de femicidio en Siuna, denunció que el agresor le exigía salir a pedir dinero para comprar cigarros. 

“Vivimos en una sociedad donde existen formas sistemáticas de opresión y violencia contra las mujeres. Ellas son vistas como menos y en ese contexto se producen muchas formas de violencia en su contra que pasan desapercibidas, como las actitudes controladoras y la violencia física, sexual o psicológica”, agrega Camilo Antillón.

María Teresa Blandón coincide con Antillón en ese punto y agrega que  “la violencia contra las mujeres se ha convertido en un espectáculo. Se nos está enseñando a perder sensibilidad y humanidad. Eso es grave y parte del problema, por eso lo normalizamos. Tenemos que desaprender esos pensamientos machistas y eso es responsabilidad de todos. No solo de las organizaciones y de las instituciones del Estado”.

De las 36 muertes que se reportan en 2016, 15 ocurrieron en el Caribe. “En esta zona el incremento de los casos se da porque hay menos presencia de instituciones del Estado debido al difícil acceso a las comunidades más alejadas”, explicó María Teresa Blandón.

Según el artículo 8 de la Ley Integral contra la violencia hacia las mujeres (Ley 779), “la violencia hacia la mujer en cualquiera de sus formas y ámbito debe ser considerada una manifestación de discriminación y desigualdad que viven las mujeres en las relaciones de poder, reconocida por el Estado como un problema de salud pública y de seguridad ciudadana".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus