•   Villa El Carmen, Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

En medio del ambiente de consternación que se vive en el municipio de Villa El Carmen, unas 1,000 personas participan en el sepelio de la joven Anielka Raquel Espinoza, de 20 años, quien fue encontrada muerta hace dos días en unos cañaverales en la comunidad de Buenos Aires.

María José Escobar, madre de la joven asesinada y quien estuvo esta mañana en la delegación policial en Villa El Carmen, se limitó a decir a los periodistas que la Policía le informó que las investigaciones siguen.

En horas del mediodía, tres cañeros --de los cuales dos están detenidos en calidad de sospechosos-- fueron trasladados a Managua en una patrulla. Los cañeros son Manuel Salvador Marenco, Daniel Santos Aragón y Pablo Mayorga. Los dos primeros están detenidos desde la noche que se descubrió el crimen.

Justo Pastor Quezada, contratista de los 57 cañeros que trabajan en la finca Waterloo, dijo que inicialmente la Policía le prometió que sus trabajadores serían puestos en libertad y para ello les mandaron a traer ropa, para que se cambiaran, pero de manera sorpresiva fueron enviados a Managua.

Quezada, quien se muestra preocupado por la suerte de sus trabajadores, fue a la estación policial de Villa El Carmen donde un jefe le habría informado que sus trabajadores fueron enviados a Managua únicamente para hacerles un examen de sangre.

Mientras tanto, en la casa de Edwin Antonio Chavarría, novio de la muchacha asesinada, sus parientes se mantienen herméticos y lo único que dicen es que los padres de Chavarría viajaron a Managua a la Dirección de Auxilio Judicial donde éste permanece detenido, ahora como principal sospechoso del crimen.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus