•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ximena Vargas, de 43 años, habita en el barrio Jorge Salazar, cuenta que, a pesar de poner en práctica algunos consejos como: apagar las luces y el televisor cuando no se están usando o mantener cerrada la puerta de la refrigeradora, el consumo de energía no desciende.

Ella tiene cuatro hijos, incluidos dos en la universidad, pero todos tienen dispositivos móviles y asegura que “siempre están conectados. No dejan de chatear y navegar en internet, solo se levantan para comer y salir a la universidad”.Los consumidores de hasta 150 kilovatios gozan de un subsidio.

“Yo sé que aquí en la familia somos seis personas y es lógico que gastemos luz, pero agobia estar pagando siempre lo mismo. Porque aunque mi esposo y yo trabajemos es un gasto más”, comentó Vargas.

Steven Coronado Vargas, de 22 años, es uno de sus hijos. Confiesa que a su computadora portátil le falla la batería, por lo cual “debe estar conectada siempre”.

Su mamá Ximena Vargas sabe del problema con la “compu” de su hijo, pero no sabe —hasta el momento— que especialistas en energía eléctrica advierten sobre los riesgos de la “corriente vampiro o fantasma”, un  consumo por el cual las personas pagan de forma mensual, pero que pueden evitarlo con solo desconectar los aparatos eléctricos del hogar cuando no están en uso.

EL COSTO

Fernando Urrutia Pereira, docente e investigador en eficiencia de energía eléctrica sostiene que los aparatos que son apagados, pero no desconectados, aumentan hasta un 10% la tarifa de la electricidad.

  • Para este año el gobierno nicaragüense proyecta alcanzar una cobertura de electricidad del 90% en todo el país.

“Este gasto resulta de la pequeña luz de color verde o roja que siempre permanece encendida, aun cuando el electrodoméstico está apagado”, aseguró Urrutia Pereira.

El investigador agrega que es difícil sacar el cálculo mensual, pero que el gasto eléctrico de un módem de internet, un cargador de celular y un televisor puede llegar a ser de hasta 30 dólares anuales.

Información de la Agencia Internacional de Energía (AIE) concuerda con el dato ofrecido por Urrutia Pereira, y sostiene que el consumo de los aparatos —en modo de espera— es responsable de entre el 5% y el 10% del total de la electricidad que se demanda en la mayoría de los hogares y de un importe desconocido en oficinas, comercios y fábricas.

En tanto, Ronald Fonseca Sandino, director del Centro de Producción Más Limpia Nicaragua, sostiene que “muchas personas no son conscientes que, al dejar los electrodomésticos enchufados, así se encuentren apagados, siguen consumiendo energía. Y a esta situación se le conoce como ‘corriente vampiro’”.

INNECESARIO

El portal web Finanzas Personales, señala que la “corriente vampiro o fantasma” se debe a que la mayoría de electrodomésticos y aparatos llevan una fuente de alimentación o adaptador de corriente que la convierte de alterna en continua de bajo voltaje, por lo cual esta fuente de alimentación no se desconecta al apagar el aparato y sigue consumiendo electricidad.

Urrutia Pereira manifestó que “además del televisor, existen múltiples electrodomésticos que consumen mayor energía vampiro, por ejemplo, los equipos de música y los cargadores del celular, este último es el más frecuente porque siempre se deja instalado, sin pensar en el registro de energía”.

Así consumen energía los equipos apagados

MEDICIÓN • El portal web Finanzas Personales indica —con base en algunos indicadores de mediciones— que las cifras promedio de consumo de los electrodomésticos cuando están apagados, pero conectados son: un televisor común (2.88 vatios), DVD (1.55), cafetera (1.14).

Además, un equipo de sonido (1.66), horno microondas (3.08), pero con la puerta abierta (25.79), estufa conectada sin estar cocinando (4.21), computadora de escritorio (2.84), laptop portátil (8.9) y el cargador de esta (4.42).

En cuanto a la demanda de energía eléctrica en Nicaragua, durante el 2015 se dio un aumento de hasta un 10% provocado por el crecimiento económico, según declaraciones en marzo pasado de César Zamora, gerente de país de IC Power y presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua.

“La demanda (alcanzada) el año pasado obedece a que más nicaragüenses tienen acceso a la electricidad, también porque han aumentado los sistemas de riego en el país, además que el crecimiento de la economía está estimulando el consumo interno”, destacó Zamora.

Asimismo, indicó que el año pasado la empresa distribuidora de energía eléctrica experimentó pérdidas de alrededor de US$40 millones, menor a los US$80 millones que perdía anualmente hasta hace dos años.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus