•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la década de los ochenta a pesar del conflicto bélico que afectaba Nicaragua, muchos turistas extranjeros, incluidos de Estados Unidos, visitaban Nicaragua y Franklin Téllez, entonces un adolescente, se nutrió de los conocimientos de esas personas para aprender inglés y transmitirlo sin reservas.

Los padres de Téllez descubrieron en su hijo un talento impresionante para el aprendizaje, porque reiteradas veces preguntaba a los extranjeros que visitaban las cercanías de su casa, en Managua, el significado de las palabras en inglés.

La madre de Téllez, quien se dedica a la costura, habló con una pareja de extranjeros y les pagó por hora para que enseñaran inglés a su hijo.

Con mucha curiosidad y dedicación, Téllez, quien nació en 1970, enriqueció su vocabulario, la escucha, la escritura, la gramática y nunca más calló.

Téllez no ha dejado de aprender, pues ha participado en varias cumbres de profesores de inglés a nivel mundial y enseña el idioma a personas de distintas ocupaciones y estratos sociales porque considera que dominar el idioma inglés es una forma de crecer académicamente y de obtener empleos mejor remunerados.

¿Después que tu mamá pagó durante varios meses a la pareja de extranjeros para que te enseñaran inglés, qué metas te propusiste?

Con esos dos extranjeros aprendí mucho porque les preguntaba aunque me equivocara y ellos me corregían, y en la secundaria daba clases a los chavalos del barrio y personas a domicilio, con el dinero que ganaba ahorraba, más el complemento de la ayuda que siempre daba mi madre estudié la carrera de inglés, aunque inicialmente mi opción era la medicina. Los vecinos que descubrieron en mí el talento por el inglés también me animaron a decidirme por esta carrera.

¿Trabajaste como alumno ayudante o durante el estudio de tu carrera tuviste la opción de dar clases en institutos?

Sin haber salido de la universidad en 1988 comencé a impartir clases, cuando tenía 18 años, en el turno nocturno del instituto Miguel Bonilla. Había mucha escasez de maestros del idioma extranjero debido a la guerra. El inglés salvó mi vida porque no me reclutaron al Servicio Militar Patriótico (años 80), lastimosamente en esa guerra fratricida tres de mis compañeros de la secundaria perdieron la vida. Ellos me inspiran a seguir adelante, enamorado y comprometido con seguir enseñando este idioma que es universal.

¿Ha tenido oportunidad de estudiar en el exterior y cómo ha consolidado su enseñanza?

Tras culminar mi carrera en la universidad decidí no estancarme en los mismos lugares impartiendo clases, por eso logré una beca de estudios superiores en una universidad de San Diego, California. He estado en universidades Hawai, Wisconsin, Washington y Canadá participando en talleres, representando a Nicaragua. Realmente es algo maravilloso que haya ocurrido en mi vida, saber que aprendí el inglés con dos profesores a domicilio y actualmente estoy catalogado como uno de los mejores profesores de Latinoamérica, estoy muy agradecido con Dios, mis padres y la embajada americana.

¿Usted preside la Asociación de Profesores de Inglés de Nicaragua, que el 7 y el 8 de julio realizaron en Managua un encuentro nacional?

Desde 1998, cuando comencé mi carrera como profesor en las aulas de un instituto, comencé a conocer a los docentes de toda Nicaragua, y en el 2014 me seleccionaron como presidente de la Asociación de Profesores de Inglés, la cual es conocida en todo el mundo y fue legalizada durante un congreso internacional en Toronto, Canadá. En ese país me eligieron como presidente de la Asociación de Profesores de Inglés de Centroamérica, el Caribe, México, Argentina, Puerto Rico, Brasil entre otros países. Delegaciones de maestros de esas naciones y 700 de Nicaragua participaron en el encuentro nacional efectuado en Managua para intercambiar experiencias.

¿Cómo ha mejorado el aprendizaje de inglés en los colegios y universidades de Nicaragua?

Ha mejorado mucho con el apoyo del Ministerio de Educación, el sector privado y programas como el Access, patrocinado por la embajada americana para estudiantes de secundaria en varios departamentos del país. Ahora hay mayores recursos para aprender el idioma con apoyo de tutoriales en el internet, las redes sociales, excelente bibliografía. Hemos fortalecido la enseñanza de los docentes para que los bachilleres salgan con una buena base de inglés y lo fortalezcan con su iniciativa o paguen un curso. Es gratificante cuando profesores de inglés, como uno de Jinotega, nos representó en una convención internacional en una universidad de Colorado, Estados Unidos, y dejó en alto al país.

¿Hay alguna fórmula para aprender el inglés, algunos consideran que es una materia difícil, como un trago amargo?

No es así, ese pensamiento es erróneo. Lo primero es tener mucho interés por aprender el inglés, ya sea en cursos o de manera autodidacta, utilizar tutoriales que hay en youtube, contratar maestros, usar las redes sociales, escuchar música, conversar, leer, perder el miedo. Lo difícil no es el idioma, sino la metodología que ocupan los docentes sin infundir temor en los estudiantes, si el docente usa metodología que apasiona, el estudiante aprenderá a amar esa materia al igual que las matemáticas.

Algunos niños, jóvenes y adultos aprenderán más rápido que otros, recordemos que el inglés no es un idioma que traemos en nuestra sangre, por eso hay que poner empeño en aprenderlo. Actualmente alguien puede tener maestría, doctorado, o diplomados, pero si no domina el inglés se les cierran las puertas del campo laboral.

La semilla brota

AVANCES • Franklin Téllez se emociona cuando llega a una comarca recóndita de Potosí, en Chinandega, o de San José de Bocay, en Jinotega, y un niño lo saluda con un “hi”.

Dice que eso refleja que la excelente labor de los profesores de inglés en las escuelas públicas con textos y seminarios continuos apoyados por el Ministerio de Educación, la Asociación de Profesores y la embajada de Estados Unidos.

Reelecto como presidente de la Asociación para el período 2016-2017, Téllez dice que cuenta con el apoyo del sector privado, del gobierno y de la embajada de los Estados Unidos para extender el aprendizaje del inglés.

Destaca el ejemplo de taxistas que en tres meses aprenden lo básico del idioma, dan direcciones de lugares turísticos, cobran por sus carreras y obtienen buenas ganancias.

Téllez participó recientemente en la convención mundial de profesores inglés en Baltimore, Estados Unidos, donde acudieron 7,500 docentes e hizo un presentación magistral acerca de la realidad de un maestro en Nicaragua, que en promedio gana US$184 al mes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus