Velia Agurcia Rivas
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un equipo de 12 investigadores del Instituto de Malacología y Diversidad Animal y del Instituto de Capacitación, Investigación y Desarrollo Ambiental (Cidea), ambos de la Universidad Centroamericana (UCA), viajó el año pasado al Estero Real para investigar cómo el cambio climático estaba afectando a ese ecosistema, encontrándose con tres especies de caracoles que no habían sido reportadas en Nicaragua. 

Según Zunilda Castellanos, miembro del equipo de investigación, “el padre Adolfo López de la Fuente, a cargo del Instituto de Malacología, que es pionero en ese tipo de estudios, identificó tres especies de moluscos que aún no habían sido reportadas para Nicaragua. Habían sido reportadas por ejemplo, para zonas como el golfo de California, para México, algunas para El Salvador, pero nunca en Nicaragua”.

Sin dar muchos detalles, debido a que todavía no se ha publicado el reporte científico a nivel internacional, Castellanos explicó que se trata de tres especies de caracoles de aguas salubres. Una de las tres se sabía que en América existía únicamente en California y en países europeos como Francia y España, donde se reportan grandes comunidades de estos caracoles. 

“Que ya estén llegando a América significa que las corrientes marinas están influyendo en la distribución de las especies; (los factores) pueden ser los hábitos de las especies o también pueden ser efectos de la migración. Todavía no sabemos con certeza”, señaló. 

La investigación

A finales de octubre, los investigadores concluyeron el muestreo de especies y agua para determinar el impacto actual y futuro en ese ecosistema como consecuencia del cambio climático. 

Según Castellanos, Estero Real tiene una gran importancia ambiental, social y económica para el país. “Sabemos que la industria camaronera se desarrolla en su mayoría en el Estero Real; sabemos que es un sitio Ramsar porque aloja muchas especies, es de gran importancia sobre todo para aves migratorias”, recordó. 

De acuerdo con un monitoreo de los niveles y calidad del agua en esa zona realizado por el Cidea entre 2001 y 2012, se han registrado cambios en la temperatura y salinidad del estero. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus