•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el Caribe Norte y Sur aún persiste la cultura de no registrar a los niños cuando nacen, explicó María Lily Rodríguez, especialista en Protección y Participación de Adolescentes del Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef). La experta agregó que debido al esfuerzo de instituciones públicas y de algunos organismos la cifra de niños no inscritos se ha reducido considerablemente en los últimos años. 

El 15.3% de los niños de  Nicaragua no habían sido inscritos en el Registro Civil de nacimiento, según la Encuesta Nicaragüense de Demografía y Salud (Endesa) realizada en el período 2011-2012, el dato oficial más reciente con que se cuenta. 

“El dato más preocupante se percibe en la Región Autónoma del Caribe Norte por la lejanía de las instituciones, puesto que gran parte de esta población vive en una zona rural con difícil acceso, entonces les toma días llegar a estas oficinas y si lo hacen tienen que hacerlo caminando o en panga, volviéndose sumamente costoso el traslado”, explicó Rodríguez.

La especialista agregó que otro de los problemas es que los padres no cuentan con una partida de nacimiento, entonces tienen que pedirle el favor a familiares y amigos para que sirvan de testigos  y así poder inscribir a sus hijos, lo que implica otro costo.

  • 7 mil  niños fueron registrados en Managua entre 2005 y 2010.

Estos padres ven la necesidad de que sus hijos puedan contar con una partida de nacimiento hasta que entran a la escuela, entonces por lo general sus hijos son inscritos hasta que tienen seis o siete años. “O cuando terminan  la primaria en alguna escuelita de pueblo donde los conocían y nunca les pidieron una partida de nacimiento, por eso  al querer ingresar al nivel superior se dan cuenta que es un requisito”, comentó Rodríguez.

Obstáculos

La relación entre tener un documento que certifique sus nombres también tiene que ver con el hecho de obtener un empleo o con viajar para poder tener una mejor fuente de trabajo. 

“Una parte de la población aún no comprende que estar inscritos en el Registro Civil de nacimiento es el primer derecho que adquiere el ciudadano, es también la forma en que la sociedad reconoce y admite la existencia de un niño”, indicó Rodríguez.

El no ejercer este derecho también implica que sea muy difícil no tener un ejercicio pleno de los demás derechos, como por ejemplo la salud y la educación. 

Rodríguez recalcó que en ocasiones los padres piensan que un niño no tiene conciencia de la importancia de poder contar con este documento, pero ella ha constatado acerca de cómo los niños se alegran al ver por primera vez su partida de nacimiento. Este fenómeno incluso puede percibirse en sus madres, cuando dicen “estos niños son míos y ahora nadie me los puede quitar porque mi nombre ya está en papel”. 

Con la aprobación del Código de la Familia existen más niños que están gozando de sus derechos, pues este establece responsabilidades de distintas instituciones para garantizar que los menores sean inscritos, incluso se dictó la norma que en los hospitales hayan oficinas para la inscripción.

  • C$40 cuesta la reposición de partida de nacimiento.

También las instituciones de la sociedad civil han colaborado. En 2013 por ejemplo, Unicef contribuyó a desaparecer el 15% del subregistro con la inscripción de más de 200,000 niños y adolescentes y en 2015 logró contribuir a que se registraran muchos más, con principal énfasis en costas Caribe Norte y Sur. 

El procurador de Participación Ciudadana, Sixto Ulloa, de la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, explicó que su institución apoya asesorando a la población sin partida de nacimiento.

“No sabría decirte la cantidad de casos, pero son pocos. La PDDH lo que hace con estas personas es guiarlos en los pasos a seguir, los requisitos y a dónde es que deben ir para hacer su registro”, explicó Ulloa.

Uno de los proyectos es “Derecho a mi nombre”

Está dirigido a niños entre 1 y los 12 años que no cuentan con los documentos legales que certifiquen su nombre, apellido y nacionalidad.

Objetivo
Este consiste en unir esfuerzos entre el Registro Civil, el Minsa y organizaciones comunales para hacer reposición de la partida de nacimiento, entre otras.

Costo
Según el Plan de Inversión Anual municipal (PIA) de Managua para 2016 se destinarán C$250,000, lo cual abarca los siete distritos de la capital.
 
Sensibilización

Parte del proyecto involucra el desarrollo de jornadas de  sensibilización a madres y padres en salas de maternidad de los hospitales del municipio.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus