Tania Narváez
  •   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un niño de cuatro años de edad murió de un disparo en el rostro, luego que su madre activara sin querer un arma que estaba sobre la cama donde se encontraba.

La tragedia ocurrió ayer a eso de las 7:00 a.m. en la playa Huehuete, jurisdicción del municipio de Jinotepe, departamento de Carazo.

Según el relato de familiares, Lorena Selva y su hijo se estaban alistando para salir a hacer unas diligencias en el municipio de Dolores, cuando la primera haló un trapo que estaba sobre la cama, donde también estaba sentado el niño.

Al parecer, dicha acción hizo que el arma se disparara y el pequeño recibiera la bala en su rostro, muriendo instantáneamente.

De acuerdo con el médico forense Sergio Cano, la bala entró por la mejilla derecha y salió por el lado izquierdo de la parte trasera de la cabeza, por lo que sufrió fractura de cráneo y desprendimiento de masa encefálica.

Al lugar se hizo presenta la Policía Nacional de Carazo con equipos de criminalística para investigar la circunstancias de la tragedia.

"A simple vista se ve que esto fue accidental, pues el recorrido de la bala es muy corto", precisó el forense. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus