•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El juez Sexto Distrito Penal de Audiencia de Managua, Henry Morales, aceptó la acusación por secuestro simple y encubrimiento en contra de las cinco personas señaladas en el caso del recién nacido raptado del hospital Alemán Nicaragüense, el 1 de junio de este año.

Morales ordenó prisión preventiva a los supuestos implicados en la abducción de Betzael Orozco Jarquín, cuando apenas tenía horas de nacido.

Además, la audiencia inicial fue programada para el próximo 25 de julio, siendo la fiscal Mirna Siles. 

Al término de la audiencia preliminar, el judicial señaló que la relación de hechos presentada por el Ministerio Público cumple con los requisitos de ley y su decisión de mantener detenidos a los procesados responde a la gravedad del hecho en cuestión.

Los acusados Wanky Monge Altamirano y su esposo Túpac Amaru Murillo fueron señalados como los secuestradores; Julia Antonia Monge Altamirano y Mario de Jesús Muñoz Areas, como cómplices de dicho delito, y Ana Guadalupe García Valdivia, como encubridora.

Niega participación 

Ana Guadalupe García Valdivia, al ser abordada por los medios de comunicación, aseguró que tuvo sospechas del secuestro hasta el 17 de junio, por lo que rechaza la parte de la acusación que dice que Muñoz Areas le confesó el rapto la tarde el 1 de junio, cuando la noticia ya había trascendido a nivel nacional.

“Me declaro inocente, lo que yo hice fue colaborar, brindé información de personas que estaban vinculadas a este hecho hasta que ya me di cuenta el día 17 (de junio), tengo 30 años de trabajar en el hospital Alemán Nicaragüense y nunca me he visto involucrada en casos como este, jamás”, dijo entre lágrimas García Valdivia. 

Acusación

La relación de hechos indica que Wanky Monge Altamirano y su esposo Túpac Amaru Murillo acordaron el rapto de un bebé en el hospital Alemán Nicaragüense, para lo cual se hicieron presentes la tarde del 31 de mayo en dicho centro asistencial con la finalidad de aparentar ser una pareja que acababa de tener un hijo. 

La función de Monge Altamirano fue llevar a su hermana al área donde se encontraba Mario Muñoz, para que este le suministrara indumentaria de médico y pudiera circular sin inconvenientes por el hospital.

  • 39 días estuvo el infante desaparecido. 

La acusación detalla que la mañana del 1 de junio, a eso de las 6:00 a.m., Wanky Monge Altamirano llegó vestida de doctora hasta la cama donde se encontraba Marianela Flores y su mamá —madre y abuela del bebé raptado, respectivamente—. Les preguntó si ya lo habían vacunado y como le contestaron que no, les dijo que regresaría más tarde para llevárselo a aplicarle la vacuna. 

Engaño

Monge Altamirano regresó unos 45 minutos después, aprovechando que uno de los guardas de seguridad del hospital acababa de notificar el final de la hora de visita, por lo que se encontró con la abuela del bebé cargando al recién nacido en el pasillo y se lo pidió, indicándole que llegara a traerlo a las 11:00 a.m. 

Wanky Monge esperó que la abuela del niño se retirara para ir a cambiarse a un baño del área de emergencias, desde donde llamó a Túpac Amaru Murillo para que la llegara a traer. Ambos salieron del hospital a bordo de un taxi, a eso de las 7:30 a.m.

  • 25 de julio es la fecha programada para la siguiente audiencia.

Por su parte, la defensa de Julia Monge, René López Rostrán, solicitó al judicial que su defendida fuera remitida al Instituto de Medicina Legal para que su salud sea valorada por los médicos, pues padece de la presión y anda una infección urinaria. El juez accedió a dicha petición.

Tres sospechosos trabajaban en el hospital

RELACIÓN• De acuerdo con la acusación leída por la fiscal Fabiola Mendoza: Julia Antonia Monge Altamirano, Mario de Jesús Muñoz Areas y Ana Guadalupe García Valdivia trabajaban en el hospital Alemán Nicaragüense.

-Azael Orozco pidió justicia por el dolor causado-La primera como enfermera, el segundo en el área de lavandería y la tercera como supervisora del área de nutrición.

En la realización de la audiencia inicial estuvo presente Azael Orozco, papá del bebé secuestrado, quien dijo no entender por qué los acusados apartaron de sus brazos a su hijo, si era para quedarse con él o para venderlo.

  • 5 personas serán procesadas por el rapto del bebé Betzael Orozco.

“Solo espero lo que les van a dictar (de pena de cárcel), esto nos afectó mucho y todavía nosotros no estamos bien. Aunque ya tenemos al niño, no nos pasa lo que hicieron. Es algo que sinceramente solo Dios podría perdonar”, confió Orozco.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus