•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

María José Escobar guarda en su memoria la última vez que conversó con su hija Anielka Raquel Espinoza Escobar. 

La noche del 4 de julio, dos días antes de que la joven fuera asesinada en un cañaveral en la comunidad Buenos Aires, jurisdicción de Villa El Carmen, madre e hija platicaban acostadas en la cama de Anielka. 

“Yo le estuve acariciando el cabello y ella me pasó música romántica al celular, pero como no alcanzaban todas (las canciones), ella me dijo: ‘mamá, ya no es mi culpa que tu teléfono no tenga capacidad (de almacenamiento)’”, recuerda con nostalgia la progenitora.

María José Escobar recuerda que su hija en sus ratos libres se entretenía escuchando música en su teléfono celular, o bien chateando largo tiempo con sus amistades de la Universidad de Managua (UDM) y de Villa El Carmen.

Siempre femenina

A pesar de que se cree que solo los hombres pueden conducir una mototaxi, Anielka Raquel, de 21 años, desafió el estereotipo y mantuvo siempre una apariencia cuidada y femenina. 

Ella era la única conductora de mototaxi en Villa El Carmen, recuerda Edwin Antonio Chavarría, exnovio de la joven asesinada. Además, cuenta que siempre fue una persona alegre, bromista y cariñosa.

Heidi Alvarado, considerada una de sus amigas más cercanas , no pudo contener las lágrimas cuando se le preguntó por la joven.

“Yo le hacía las uñas (manicura) y también le planchaba el cabello”, dijo con voz quebrada la adolescente y comentó que a Anielka le gustaba que le pintaran las uñas en color rosado y teñirse el cabello en color café.

Fuerza de voluntad

Nacida el 31 de octubre de 1995,  bajo el signo astral de escorpión y asesinada un 6 de julio en periodo de luna nueva,  Anielka Raquel  supo sobreponerse a un accidente vial que la mantuvo postrada varios meses.

Los problemas nunca fueron obstáculo para ella, ni siquiera cuando se lesionó al aprender a manejar motocicleta dejó de asistir a sus clases para terminar el tercer año de secundaria, recuerda su mamá.

Mayroll Contreras, amigo de Anielka Raquel, cuenta que la joven se distinguió por ser amable y cariñosa con las personas con las que se vinculó, principalmente con sus coterráneos de Villa El Carmen.

Aplicada

En la UDM donde  cursaba el IV año de la carrera de turismo y hotelería, Anielka Raquel también dejó gratos recuerdos entre sus compañeros de clase y personal docente.

Sonia Velásquez, directora docente de la UDM,  quien impartió clase hace dos años a la joven asesinada, recuerda a Anielka Raquel como una joven muy aplicada en sus estudios y quien pese a trabajar durante la semana para ayudar a sus padres a costear sus estudios universitarios, nunca quedó a deber en sus clases.

Al momento de su inesperado y violento  deceso, Anielka Raquel  ya había aprobado el 80% de las asignaturas correspondientes al pénsum académico que son 60 materias, subrayó Velásquez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus