•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La población de los pueblos santos, situados a 100 kilómetros de la ciudad de Chinandega, ha sobrevivido del trueque. Por más de cien años sus habitantes, en su mayoría pequeños productores,  intercambiaron el excedente de su producción de maíz y frijol por productos de primera necesidad en la dieta del hogar.

Desde el domingo eso cambió. Un poco. Doña Francisca Ordóñez no volverá a recorrer las calles y comunidades del municipio para intercambiar perecederos de forma ambulante, porque ahora está instalada en uno de los diez módulos que componen el nuevo mercado Héroes y Mártires de San Francisco.LA INAUGURACIÓN DEL MERCADITO SAN FRANCISCO.

 

El municipio de San Francisco, el último de Chinandega, sigue la misma tradición de sus vecinos, San Juan de Cinco Pinos, San Pedro de Potrero Grande y Santo Tomás del Nance, que han sobrevivido del trueque, que no es más que el intercambio directo de productos, bienes y servicios, sin que medie el dinero. En otros poblados como San Juan de Limay, en el departamento de Estelí, y San José de Cusmapa, del departamento de Madriz, también existe.

La infraestructura del mercadito está en la entrada del “Granero”, un punto donde convergen los viajeros del norte de Nicaragua, de Somotillo o Chinandega y será la plaza donde pequeños comerciantes ofrecerán sus granos básicos, verduras, legumbres, refrescos y comida a los visitantes.

Alexander Baquedano, alcalde de San Francisco, opinó que ese municipio rodeado de tierras fértiles podrá ofrecer sus cosechas en este centro municipal, que ofrece oportunidades de trabajo a quienes se inclinen al comercio, porque “nuestra población que siempre utilizó el trueque para obtener algunos artículos para la casa o la agricultura, puede transformar sus formas de comercializar lo que cosecha”, dijo.

ALEGRÍA

Melba Sánchez, originaria de la comarca Los Araditos, pero reside en Las Vegas, Nevada, recibió con alegría la noticia. “Mi pueblo careció toda su vida de un sitio donde abastecerse de alimentos básicos”, dijo la también experiodista de El Nuevo Diario.

“El modo que obteníamos verduras y legumbres era a través de doña Elba Muñoz, una mujer que recorrió a pie aquellas comarcas, para revender cebollas, chiltoma, tomates, piña o repollos, o cambiarlos por los excedentes de maíz, frijoles, o de la buena crianza de gallinas o huevos”, recordó.

Fidel Cruz explicó que “cada ocho días esperábamos a doña Elba. Era común verla subir o bajar esos montes con su canasto de verduras, por lo que hizo grandes distancias, para llevar los productos hasta nuestras casas”.

En Cinco Pinos planifican inaugurar el mercado con 6 módulos. “La obra  tiene un costo de C$2,000,000 y para asignar los tramos hicimos un proceso de recibir solicitudes y seleccionar a quienes tuvieran necesidad”, afirmó el alcalde Denis Herrera Martínez.

Asimismo, comentó que la economía solidaria que se practica en esta zona del norte de Chinandega es muy justa y que la construcción der mercados en los cuatro pueblos santos es una “transformación de los modelos de comercio”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus