•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El juez Abelardo Alvir Ramos, titular del Juzgado Séptimo Penal de Audiencia, decretó la prisión preventiva para Nelson Alberto Aguilar Soza, conocido como “El Chino Arandú” y quien asegura ser curandero. Además giró orden de captura contra el socio de este, Richard Jirón Martínez, por no presentarse a enfrentar el delito de estafa agravada y publicidad engañosa.

Las víctimas en este caso son José Montiel Moreno y su esposa Dominga Ramírez. Esta última buscó a los acusados el 30 de mayo de 2014 en el negocio Hermandad de Nazareth, ubicado en el residencial El Dorado, exactamente de la Farmacia Salazar una cuadra y media al sur, para solicitarles que la curara de sus enfermedades.

Según la acusación de la Fiscalía, los acusados le solicitaron a la víctima US$4,000 y como esta no tenía el dinero, le sugirieron que vendiera una casa que tenía en el barrio Milagro de Dios, en la capital, porque el inmueble estaba embrujado. Incluso los supuestos curanderos le prometieron que ellos después le iban a conseguir una mejor casa.

Te interesa: Condenan a estafador de campesinos

Remedios

El 20 de junio de 2014, el acusado Aguilar Soza le dio a Montiel Moreno un brebaje para baños, un envase conteniendo vaselina con escharcha y un envase de Coca Cola de tres litros conteniendo en su interior una sustancia amarillenta y turbia que iba combinada con una sustancia sólida de material vegetal finamente molido para que se lo diera a su esposa. La señora debía untarse y beber las pócimas.

El 28 de julio de 2014 las víctimas lograron vender la propiedad en C$122,200 con el fin de pagar los servicios a los acusados y curar a la víctima Dominga Ramírez. Un día después Montiel Moreno llegó al consultorio de los acusados para pagar la cantidad de US$4,000, pero no le dieron recibo que soportara el pago.

“Los acusados realizaron un supuesto rito de brujería para bendecir el dinero y le quemaron la mano a la víctima José Montiel Moreno con un líquido. Para este momento la víctima Dominga Ramírez continuaba con el tratamiento, utilizando los brebajes y cumpliendo con las indicaciones dadas por los acusados”, detalla la acusación.

Pócimas no funcionaron

A partir de agosto de 2014 Montiel Moreno empezó a reclamarles a los acusados porque el tratamiento que le habían recetado a su esposa no funcionaba, por lo que les exigió el retorno de su dinero.

Desde ese momento, los acusados se les escondieron a las víctimas. Fue hasta febrero de 2015 que les regresaron C$5,200, pero ante su negativa ahora enfrentan un proceso judicial. 

Ayer el detenido ofreció la cantidad de US$4,000  para resolver el conflicto, pero no llegaron a un acuerdo. Ahora será el juez quien decidirá en qué fecha se realizará el juicio oral y público contra “El Chino Arandú” y su cómplice. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus