•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La juez Quinto del Distrito Especializado en Violencia de Managua, Henriette Casco Batres, aseguró que los hombres que han sido condenados por lesiones o lesiones psicológicas que entran a programas dirigidos a controlar la violencia presentan un cambio de actitud. 

La jueza explicó que cuando un hombre es condenado por un delito menor y cuenta con atenuantes a su favor, como no poseer antecedentes delictivos y ser trabajador, se le aplican medidas cautelares dirigidas a proteger a las víctimas y a cambiar su actitud.   

“Ellos (los victimarios) pasan programas de terapias psico-conductuales en los centros de salud; todos los centros de salud del Estado de Nicaragua están brindando este servicio y están dando unos grandes resultados”, aseveró la judicial. 

“Con el acompañamiento que se les da, viene cambiando la conducta de los hombres, ellos ya vienen a la última audiencia, después de haber pasado por todas esas terapias, y vienen  a presentarme sus constancias que garantizan que se sometieron a los programas; la víctima viene y me dice que el hombre no la ha vuelto a agredir, le veo la conducta de cambio, entonces no hay objeción para extinguir la acción penal y así se cierran los casos”, explicó Casco.    

Para aquellos que son autores de hechos graves como homicidio, parricidio, asesinato y femicidio, la pena que cabe es la cárcel.

No obstante, la judicial indicó que lo primordial es lograr la estabilidad emocional de la víctima y evitar que esta sea revictimizada por los diferentes actores de la sociedad, por lo que las medidas cautelares o condenas para los agresores van en esa dirección.

“Por eso es que primero el Ministerio Público las deriva a la Sala de Atención de Víctimas de Violencia, donde les dan terapia psicológica, ya sea para tratamiento psicoterapéutico o tratamiento especializado en salud mental, después se aplican medidas para que no haya aproximación (entre la víctima y victimario), para que no se vuelva a repetir esta conducta, entonces se emite una orden de protección a la víctima”, explicó Casco.

La judicial detalló que también facilita el número telefónico del despacho judicial a las víctimas que llegan al juzgado que dirige, para garantizar que opere el sistema de alerta y protección en favor de estas. En el caso que el victimario transgreda las medidas cautelares impuesta por la juez, esta emitirá una orden de captura en su contra que tendrá que ser ejecutada por la autoridad policial.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus