•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En los últimos diez meses se han hecho públicos cuatro casos de abuso sexual de maestros contra estudiantes en los colegios. El que salió a la luz pública más recientemente ocurrió en una escuela de las Aldeas S.O.S., existe una acusación contra el profesor y un juez dictó prisión preventiva.

El acusado es el profesor Henry Cáliz, quien según la Fiscalía acosaba sexualmente a una niña de 10 años enviándole contenido obsceno al celular de la pequeña. 

La acusación, radicada en el Juzgado Cuarto Especializado en Violencia de la capital, está respaldada con mensajes que envió el profesor Cáliz  al perfil falso de Facebook que el papá de la niña creó para hacerle creer al acusado que se comunicaba con la niña.

Llevaron  pruebas

Ivonne Ibarra, miembro del equipo Nacional de Protección Infantil de la Aldeas S.O.S., dijo que esa entidad educativa con presencia en 134 países repudia la actuación del profesor, quien tenía tres años de trabajar para esa institución.

Ibarra reveló que ellos junto con  los padres de la niña pusieron en conocimiento de lo que estaba sucediendo a las autoridades policiales para que procedieran a realizar la investigación policial.

La Asociación Nacional de Aldeas S.O.S  Nicaragua emitió la tarde del miércoles una nota de prensa en la que expresan su disposición de colaborar con las autoridades de manera activa en las investigaciones.

Los otros casos

En enero de este año el profesor Roberto García Soza fue condenado a 27 años de prisión por violación agravada. Él impartía música en el colegio Centro América.

En mayo, en Rivas, dos maestros fueron señalados de acosar sexualmente a cuatro alumnos y abusar sexualmente de uno de ellos. En este caso los imputados se mantienen prófugos de la justicia.

Hasta la fecha la Fiscalía  aún no presenta una acusación en contra de ninguno de los señalados y tampoco hay detenidos.

Esto ha causado descontento entre los padres de familia de los estudiantes, quienes denunciaron ante la Policía de Rivas a los profesores Francisco Cantillano López  y Juan Rafael Sevilla, como los presuntos autores de los abusos que hacían a través de la red social Facebook.

“Hoy jueves vamos a presentarnos a delegación departamental de Ministerio Público de Rivas para solicitar información del caso y conocer qué está pasando,  ¿por qué no acusan?”, expresó uno de los padres. 

Los profesores señalados supuestamente utilizaban las redes sociales para pedirles a sus alumnos que les enviaran fotos mostrando sus cuerpos desnudos o masturbándose. Además les enviaban mensajes de texto acosándolos  y  los invitaban a comer raspados u otras cosas.

Hace tres semanas  en el colegio Carlos Fonseca Amador, en el barrio Batahola Norte, en Managua, un profesor fue descubierto por el vigilante cuando presuntamente se disponía a abusar de una niña de 10 años.

Cómo detectar el abuso

Ana Clemencia Téller, experta en temas de violencia y abuso sexual a la niñez y adolescencia, explica que una de las señales que deben alertar a los padres es cuando sus hijos se inhiben, están callados, incómodos, de mal carácter y sin apetito. 

“Los menores no quieren que se den cuenta que están siendo abusados porque temen a que los culpabilicen, y porque se les ha enseñado que el sexo es cosa de adultos, es malo”, comenta.

En ese caso se debe redefinir la educación sexual que reciben los niños y debe estar acompañada de la vigilancia constante. Por otro lado el indicador de las notas en las escuelas evidencia que algo malo está pasando, indica Téller.

“Cuando los hijos disminuyen las notas, hay que estar alertas, pero si los padres ni siquiera saben cuánto sacan sus hijos en clases, eso le indica al abusador disfrazado de profesor de que ese niño puede ser abusado con facilidad y se aprovechan de ese descuido. Las escuelas y los hogares deberían ser los lugares más seguros y lamentablemente está pasando lo contrario”, sostiene la experta.

En el último caso, el padre de la niña se enteró porque ella le enseñó los mensajes, lo que según Téller evidencia la importancia de mantener una vigilancia sobre los menores. Señala que es importante creerles a los niños e identificarse con su angustia. “Cuando el niño tiene un problema, el adulto cree que es tontera porque él ya pasó esa etapa, pero para el niño la dimensión y la carga que tiene es grande y se le debe prestar atención”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus