•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Costa Rica fue el primer país de Centroamérica que reportó el nacimiento de un bebé con microcefalia asociado con el zika, en mayo de este año. Honduras ya registra el noveno nacimiento de niño con esta anomalía relacionada con el virus, en Guatemala y El Salvador se conocen cuatro posibles casos de microcefalia por zika.

Además, en Panamá fallecieron dos bebés nacidos con microcefalia relacionada con el virus.

En Nicaragua, sin embargo, no se tiene registrado de manera oficial ningún caso de una mujer embarazada que haya tenido complicaciones en el parto por el virus.

De acuerdo con el último reporte del Ministerio de Salud (Minsa), hasta el 27 de julio se reportaban 37 mujeres que tuvieron zika, quienes dieron a luz a bebés sanos y sin microcefalia, una malformación en la que el niño nace con una cabeza pequeña o en la que la cabeza deja de crecer después del parto, según la definición que brinda la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su portal web.

Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, expresó a mediados de junio que una de las embarazadas diagnosticadas con zika perdió de manera natural su embarazo. 

“Esta muchacha, porque tiene 28 años, perdió a su niño. Había tenido zika, pero había perdido otro embarazo anteriormente, en abril del año pasado, o sea que tiene antecedentes de aborto espontáneo”, expresó Murillo en ese momento.

INVESTIGACIONES

Recientemente Murillo comentó el caso de una mujer de Masatepe que dio a luz después de 8 meses de gestación. Indicó que la niña que pesó casi 7 libras podría tener síndrome de Down, aunque dijo que esto no está relacionado con el virus.

La relación entre la infección por el virus del Zika y las malformaciones fetales sigue siendo objeto de investigación, sin embargo la OMS indicó que se ha producido un aumento inusual de casos de microcefalia congénita y otras complicaciones neurológicas en las zonas donde se han registrado brotes, provocando gran preocupación entre las embarazadas.

INEVITABLE

El doctor Guillermo Porras Cortés, presidente de la Federación Nicaragüense de Infectología, declaró que es muy probable que estos casos aparezcan posteriormente, algo en lo que coincide el médico y epidemiólogo Leonel Argüello Yrigoyen.

“Nicaragua no puede ser diferente a los demás países de Centroamérica en términos de riesgo, desgraciadamente que va a haber casos de microcefalia va a haber, entre ellos (los centroamericanos) y nosotros no existe ninguna diferencia desde el punto de vista genético, compartimos los mismos rasgos, en fin somos bastante similares, por eso tarde o temprano vamos a tener”, expresó Argüello.

"La microcefalia puede ocurrir en la semana 25, 28 o 30 de embarazo, en algunos casos puede determinarse a través de un ultrasonido”.  José Antonio Delgado,  ginecólogo obstetra.

Añadió que como uno de cada cinco pacientes con zika no presenta síntomas, esto expone aún más a llevar un subregistro de los casos de bebés con microcefalia asociados con este virus en las embarazadas.

Por su parte, el ginecólogo obstetra José Antonio Delgado expresó que tanto las embarazadas como los médicos especialistas han tomado los cuidados para que la cifra de bebés con microcefalia asociados con el zika sean nulos.

“Realmente hay que felicitar a la población y al Ministerio de Salud porque la prevención ha sido efectiva, por eso también los casos de zika no son tantos como vemos en los demás países centroamericanos”, comentó Delgado.

En estas últimas semanas, el Minsa le ha brindado seguimiento a las embarazadas diagnosticadas con zika, realizando encuentros con el objetivo de crear conciencia en la población sobre la importancia de fortalecer las medidas de limpieza y eliminación de criaderos.

EN NICARAGUA SE MANTIENEN LOS PLANES DE FUMIGACIÓN CASA A CASA.Argüello Yrigoyen indicó que la microcefalia tiene múltiples causas vinculadas a factores ambientales y genéticos, la exposición a drogas o alcohol, como también exposición a ciertos productos químicos. Acerca de la relación del zika con el aumento de casos de microcefalia, esta fue determinada a principios del 2015, cuando en Brasil se detectó un incremento inusual de casos de microcefalia en recién nacidos de madres que tuvieron zika durante su embarazo.

“La microcefalia puede ocurrir en la semana 25, 28 o 30 de embarazo, en algunos casos puede determinarse a través de un ultrasonido, aunque hay casos también en los que se detectan hasta que nacen o días después cuando notan que el perímetro craneal es menor al de los demás bebés”, expresó Delgado.

ALARMA EN HONDURAS

Las autoridades sanitarias de Honduras informaron a inicios de semana del registro de ocho casos de microcefalia en el país centroamericano asociados al zika, enfermedad que es transmitida por el zancudo Aedes aegypti.

La situación es “alarmante” porque un brote tan grande “no es común”, dijo a periodistas la ministra de Salud, Yolany Batres, que señaló que las madres de los bebés padecieron el virus durante el embarazo.

Agregó que de los ocho casos de microcefalia, seis han sido registrados en comunidades del departamento de Choluteca, sur del país, fronterizo con El Salvador, y dos son atendidos en el Hospital Escuela Universitario, en Tegucigalpa.

Mientras, en El Salvador las autoridades reportaron a comienzo de la semana dos nuevos recién nacidos con microcefalia asociada al virus del Zika y elevaron a cuatro los casos de esta enfermedad en El Salvador en lo que va de año, informó a Acan-Efe un portavoz del Ministerio de Salud (Minsa).

La otra amenaza: Guillain-Barré

ANÁLISIS • El epidemiólogo Leonel Argüello Yrigoyen mencionó que aunque todavía no esté demostrado, se está investigando una posible relación entre el aumento de síndrome de Guillain-Barré y la infección por el virus del Zika.

Esta rara afección consiste en una parálisis progresiva que comienza en ambos pies y avanza hasta los pulmones, provocando dificultades para respirar.

Otro de los problemas que puede ocasionar el zika en los recién nacidos están relacionados a la ceguera, la sordera y otras dificultades que no le permitirán desarrollarse como un niño normal, expresó Argüello Yrigoyen, quien recomendó que a los bebés de madres que en su embarazo tuvieron el virus tengan un seguimiento de por lo menos un año para descartar anomalías.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus