•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Bayardo Ortiz no cree en santos, pero en cada amanecer da gracias a Dios. Este hombre de 82 años, quien es uno de los pocos nicaragüenses con el título oficial de folclorólogo, ha dedicado su vida al estudio de las imágenes de las fiestas patronales nacionales.

Según dice, el folclor que corre por sus venas se alborota cuando suenan las marimbas.

Ortiz, junto al maestro Camilo Zapata (creador del son nica), fundó en 1965 la primera Escuela de Folclor y en 1980 se le nombró Jefe de Cátedra de Folclore y fundador de la Escuela Nacional de Danza.

Durante 30 años fue la pareja de baile de la célebre Irene López.

Tiene 20 condecoraciones y al menos 52 reconocimientos por su labor, incluida una que le entregaron la semana pasada por su apoyo a las fiestas de Santo Domingo de Guzmán.

¿Cuánto tiene de dedicarse a la investigación de las imágenes?

Bailo folclore desde niño. Aprendí a bailar en el atrio de la iglesia de San Jerónimo, en Masaya, y en Diriamba mi abuela me llevaba a las fiestas patronales. Esas fueron mis escuelas de baile.

Luego hasta la fecha, son 60 años escarbando sobre la historia de las imágenes que con el baile, forman parte de nuestras tradiciones religiosas.

"Nunca le he ofrecido a ningún santo promesa, pero les bailo porque es costumbre y tradición de nuestro pueblo”.  Bayardo  Ortiz Pérez.

¿Cuándo fue que por primera vez vio a Santo Domingo de las Sierritas?

Santo Domingo es una de las imágenes que puedo decir que he estudiado más e incluso fui mayordomo de las fiestas patronales. La primera vez que vi a Santo Domingo fue cuando tenía como 12 años. Venía aquí (Las Sierritas) con mi papá y luego comencé a venir con otros chavalos del barrio, pero no tenía la inquietud y desconocía lo que sería después. Luego fue que comencé a investigar y tomar fotos. Antes, las grandes cámaras eran de encender como candil con fogonazo, no como ahora que es de lo más sencillo y todos andan con un celular tomando fotos.

¿Ha pagado alguna promesa a Santo Domingo?

Nunca le he ofrecido a ningún santo una promesa, pero les bailo porque es costumbre y tradición de nuestro pueblo.

¿Qué lo motivó al estudio de las imágenes?

Cuando comencé en la danza folclórica de Nicaragua, allá en San Jerónimo, en mi Masaya, entonces fui creciendo y entonces me preguntaban por qué yo bailaba. Me dio la curiosidad de porqué se bailaba como promesa frente a un santo. Entonces busqué información que obtenía de la experiencia de otras personas. No como ahora que todo lo encontrás en internet. Mi papá era periodista (Cristóbal Ortiz Cárdenas) y tenía una revista cultural que se llamaba “Telégrafo”, en 1942, que después se llamó “Diriangén”. Él me fue encaminando, explicándome muchas cosas.

¿Cuál es su vocación?

Lo mío primero era ser periodista. Lo desempeñé por 55 años, empírico pero lo hice. Estuve como corresponsal en Masaya, de la Prensa Gráfica, después entré a la locución con Roberto Sánchez (periodista, historiador y escritor) y Ricardo Trejos Maldonado (periodista y profesor) que en paz descanse, quien me inició mucho en el periodismo y se lo agradezco. Entre nosotros pusimos un radioperiódico, “El Imparcial”. Tiempo después formé parte de la Unión Nacional de Periodistas.

¿Dónde estudió Periodismo?

En la calle. En la universidad más grande, que es la calle. Entonces no había escuelas de Periodismo. Hasta después hubo esas escuelas de Periodismo.

¿En qué se especializó, obtuvo algún título con el pasar del tiempo?

La investigación e historia. Tengo cuatro títulos que me ha dado el Gobierno. Pero el primero que me entregaron fue de folclorólogo. Soy el primer folclorólogo nicaragüense. Me lo dio el comandante (Daniel) Ortega y Ernesto Cardenal (poeta) en la década de los ochenta, cuando me llamaron para trabajar como jefe de cátedra de la Danza Folclórica y formar la primera escuela de danza folclórica.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus