•   Boaco, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El asesinato del jefe de la Policía en Boaco, comisionado general Buenaventura de Jesús Miranda Fitoria, podría estar relacionado con el trabajo que realizó cuando dirigía a la delegación de Carazo, donde asestó duros golpes al crimen organizado y al narcotráfico, dijeron ayer familiares del difunto.

La hija mayor de Miranda Fitoria, Rosa Angélica Miranda Raudez, de 36 años, declaró ayer a El Nuevo Diario que estaban conscientes de los riesgos del trabajo del comisionado general, en especial por combatir a la delincuencia y al crimen organizado.

Miranda Raudez señaló que su padre siempre tuvo mucho cuidado y respeto a los casos que se dieron en Carazo, porque tenían una gran magnitud y eran gente con mucho poder.

  • Nelson Miranda Fitoria, hermano de Buenaventura Miranda Fitoria, indicó que además de ser un buen hijo y un buen hermano, el jefe policial era como su segundo padre, ya que le ayudó en todos los aspectos. “Era mi ejemplo y mi héroe”, concluyó con la voz entrecortada por el dolor.

“El dinero les da mucho poder a ellos (a los narcotraficantes) y él era un hombre tan recto, tan firme y profesional, que era imposible que ellos buscaran la manera de distraerlo y llevar el caso por otro lado, eso les quedó a ellos. Desde esos casos grandes de Carazo siempre tuve ese temor, pero dejamos pasar el tiempo todos, y no esperábamos esto, es un impacto para la familia, nos damos cuenta que ellos estaban acechando, no creo que eso sea de un momento, esos vinieron a investigar mucho antes la zona, el lugar, allí hay mucha estrategia empleada  para haber hecho eso”, comentó desde su experiencia en investigaciones, como abogada y  durante los cinco años de trabajo en la fiscalía, tanto en Masaya como en Carazo.

ENTRENADO

Agregó que los criminales sabían que el asesinato solo lo podían cometer cuando Miranda Fitoria estaba desprevenido.

Los autores intelectuales “debían buscar un joven por la habilidad que le da la juventud y (disparar) de cerca, porque a él (Miranda Fitoria) nunca lo podían enfrentar de frente porque llevaban las de perder, tenía mucha capacidad, había sido entrenado, era un profesional en toda la materia y si hubieran intentado de otra manera no hubiesen podido, tuvo que ser por la espalda y desprevenido, eso es lo que me indigna, fue un hecho cobarde”, sostuvo Miranda Raudez al referirse al identikit circulado por la Policía Nacional.

Ese identikit establece que el asesino tiene entre 20 y 25 años, mide 1.60 metros de estatura y tiene cabello y ojos negros. La Policía Nacional ha pedido a la población brindar cualquier información que ayude a capturar al sospechoso.

Nelson Miranda Fitoria, el menor de los seis hermanos que sobrevivían en la familia, dijo que están consternados.

“Nosotros sabíamos que él enfrentaba el peligro a diario por su trabajo, pero jamás pensamos que aquí en Boaco y en su casa de habitación iba a suceder eso, porque aquí no tenemos enemigos y problemas con nadie, por eso nos asusta”, admitió.

“(Miranda Fitoria) se enfrentó al crimen organizado y a la delincuencia y siempre hay gente que queda con rencor y resentidos, cuando sus actividades son truncadas”, indicó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus