Róger Olivas
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rodimiro Gómez, líder de la comunidad La Pacayra jurisdicción del municipio de Villanueva, Chinandega, utiliza un pluviómetro artesanal para conocer la cantidad de lluvia que se registra ahí y anota en un cuaderno las precipitaciones del último invierno.

En esta tarea lo acompaña su esposa Efrena Peralta, quien contó que colocan el pluviómetro en un pequeño cerro, y ahí marca la cantidad de lluvia que cae. “Por ejemplo la tarde del viernes cayeron cuatro milímetros de lluvia, muy poco. Lo más fuerte registrado este año con el invierno es de 28 milímetros”, indicó la agricultora. Peralta indicó que han sido capacitados por el Centro Intereclesial de Estudios Teológicos y Sociales (Cieets), y por el Centro Humboltd, a este último envían un informe diario con los resultados del monitoreo.

La iniciativa

Gómez y su esposa, forman parte de los 100 promotores que integran la Red Nacional de Monitoreo del Clima y las Lluvias, como una manera de contribuir con información oportuna y recomendaciones a los productores en la preparación de la siembra.

Denis Meléndez, secretario ejecutivo para la Mesa Nacional de Gestión de Riesgo dijo que apoyan la Red de Monitoreo diseminada en los municipios de los departamentos de Matagalpa, Carazo, Granada, Chinandega, entre otros.

“Esta red es integrada por personas que viven en el campo y se dedican a la agricultura. Ellos utilizan pluviómetros manuales, aunque también hay digitales; (sin embargo) es preferible que usen los primeros porque las personas aprenden al leer el registro de las precipitaciones y anotan el informe en un cuaderno”, dijo Meléndez.

El monitoreo climático local es un ejercicio de vigilancia comunitaria del clima para comprender el comportamiento de los fenómenos y sus impactos en los medios de vida de las poblaciones vulnerables.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus