•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A inicios de este año la imagen del lago Cocibolca, el cuerpo de agua más grande del país presentaba un panorama preocupante. La irregularidad de las lluvias sumado a otros fenómenos y prácticas logró una reducción de aproximadamente un 2% en su nivel en comparación con su promedio histórico,

Dicha reducción, consideró el informe de Crisis Socioambiental Nicaragua 2016, publicado recientemente por el Centro Humboldt, “podría significar que el lago ha dejado de percibir un volumen de agua suficiente como para llenar más de 2 millones de piscinas olímpicas”.

Pero con la entrada de la época lluviosa y el anuncio del término del paso del fenómeno El Niño expertos creen que los daños ocasionados por la falta de precipitaciones en los últimos tres años podrían revertirse poco a poco. 

Maura Madriz, coordinadora de proyectos del Centro Humboldt, indicó que efectivamente “hay un volumen de agua que dejó de percibirse en nuestros acuíferos. Ahora, que si este año es de manera regular el período lluvioso, eso podría contribuir a poder dar una mejor calidad en lo que tiene que ver con el tema de recursos hídricos superficiales. Tenemos que ver también cómo estamos desarrollando estas actividades económicas”, expresó.

Raomir Manzanares, miembro del Club de Jóvenes Ambientalistas coincidió con la opinión de Madriz, al considerar que esta transición entre El Niño y La Niña es una gran oportunidad porque viene a dejar un momento de mayor agua para nuestras cuencas, y no solo eso, sino también podría ser provechoso para los agricultores, quienes podrían empezar a recolectar el agua para regar sus cultivos, permitiendo ahorrar agua potable.

Manzanares indicó que se ha enterado que pese a que el invierno no ha sido tan copioso, la reforestación en la cuenca de Managua ha sido clave para que recupere poco a poco su nivel de agua. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus