•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Manuel Sánchez, un pequeño empresario hotelero de El Ostional, imagina el cambio que traería una vía costera que conecte a todas las playas de San Juan del Sur y Tola, en Rivas. Ve en ese proyecto la oportunidad de que miles de turistas lleguen a su hostal cada año.

Wilfredo Palacios, un pescador de la misma comunidad, también anhela la realización de esa vieja iniciativa. Él no es negociante ni propietario de establecimiento alguno, pero asegura que una carretera se traduciría en auge turístico, y este en empleo.

La distancia entre Brito (Tola)  y Marsella (San Juan del Sur) es de  13.5 kilómetros y se recorre en 32 minutos, considerando que el camino es pedregoso, pero si estuviera pavimentado el tiempo sería menor. Esta vía cruza las comunidades La Esperanza, El Aguacate y El Plantel, donde enlaza con el camino que conduce a las playas Maderas, Marsella y el puerto de San Juan del Sur.

Empresarios consideran que tener una buena carretera aquí permitiría aprovechar mejor el aeropuerto Costa Esmeralda, en Tola, para los visitantes que deseen ir sin demora a playas de San Juan del Sur, ampliándose el circuito turístico.

“Estamos asentados en una mina de oro, nuestras playas son una mina de oro, el Gobierno está haciendo grandes esfuerzos por impulsar el turismo, pero la construcción de la carretera nos catapultaría a otro nivel, hay turistas que no vienen hasta El Ostional porque tal vez andan en carros bajos y no quieren dañarlos, no está malo el camino, tampoco es el óptimo”, explica Manuel Sánchez quien es presidente de la cooperativa local de Turismo (Copetur).

San Juan del Sur y Tola han captado en inversiones turísticas más de US$141 millones, entre 1996 y 2016. Según la firma Calvet & Asociados, en esas dos décadas el primer municipio captó en construcción US$77.8 millones, y el segundo US$63.8 millones. En total, ambos destinos de Rivas suman 359  viviendas en alquiler (1,204 habitaciones) y 137 hoteles (1,293 habitaciones).

Con el arribo de más turistas e inversiones millonarias, como la de Guacalito de la Isla, estos municipios requieren ahora más cobertura de energía, agua y telefonía móvil, necesaria para que los visitantes se queden más tiempo y aumenten su gasto diario.

EL PASO FRONTERIZO

ORLANDO VALENZUELA/ ENDOtro proyecto que favorecería al turismo en la zona es la habilitación de un paso fronterizo turístico entre Costa Rica y Nicaragua, en la comunidad El Naranjo, junto a la costa, porque visitantes de las playas del norte costarricense podrían cruzar con facilidad a las playas del sur nicaragüense, y viceversa.

“Los turistas que entran por Peñas Blancas, en Costa Rica duran una hora para pasar, aquí otra y se mezclan con camioneros. La iniciativa establecía crear una frontera turística (en El Naranjo), la meta era que entraras y salieras en 10 minutos”,  explica Héctor Sánchez, empresario de San Juan del Sur.

Otro empresario, José León Talavera, señala que habilitando ese paso fronterizo costero “se establecería un corredor turístico que abarcaría las playas de la provincia de Guanacaste (Costa Rica) y el departamento de Rivas, en Nicaragua.

“Con ese puesto, el turista podría conocer las playas de San Juan del Sur y Tola, cruzar y fortalecer a la industria, más las costas nuestras que están en el radar internacional. Los gobierno deberían negociar un paso fronterizo para que los turistas participen en un esquema de multidestinos”, sugiere Talavera, directivo de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur).

En esa zona el turismo genera 6,800 empleos directos y más de 20,000 indirectos, y si los turistas desean ir de Tola a San Juan del Sur, o viceversa, hoy deben recorrer más de 40 kilómetros, comenta Lucy Valenti, presidenta de Canatur.

Una nueva carretera permitiría hacer el viaje recorriendo menos de 20 kilómetros, y la actividad turística adquiriría más dinamismo.

Los empresarios insisten en que se habilite pronto un tramo de 14 kilómetros entre Brito y Playa Maderas, para unir a los dos municipios. “Es un tramo corto, y con él, el turista ya no tendría que salir de Tola, pasar por Rivas y dar la gran vuelta en La Virgen; por esa vía pasaría directo a San Juan del Sur”,  dice José León Talavera.

El tramo al que se refiere es hoy una trocha que cruza propiedades privadas.

OTROS SERVICIOS

El pequeño empresario de El Ostional, Manuel Sánchez, señala que cada semana se queda sin fluido eléctrico entre tres y cuatro días. “Velo de la siguiente manera, yo ofrezco alimentación, para conservar las carnes necesito mi refrigerador funcionando, también alquilo habitaciones, no puedo decirle al turista que se quede más tiempo si no hay luz para que encienda su abanico o para iluminarse, el problema es que esos detalles nos afectan, y no solo a mí, sino al empresario grande y al empresario pequeño como yo”.

Talavera, quien ha invertido en playa Maderas, expresa: “Cómo podés decirle a un extranjero que invierta un millón de dólares si no le podés dar abastecimiento de agua. Ya se tiraron las líneas de agua del lago Cocibolca a San Juan del Sur, pero ahora falta que las líneas lleguen hasta la propiedad. Sin agua no hay vida, la prioridad en temas de infraestructura es mejorar la cobertura de agua en los proyectos”.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, ha dicho que las playas de esos dos municipios ya son de referencia como destinos en Nicaragua, por lo que deben ser más desarrolladas.

El Cosep prepara una propuesta enfocada en tres aspectos: Servicios e infraestructura básica, seguridad pública y seguridad jurídica para las inversiones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus