•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El drama de los diez  migrantes que perecieron ahogados en aguas del lago Cocibolca tiene en parte origen en Haití, la nación antillana, aún más pobre que Nicaragua, donde el dolor y la desesperación se han apoderado de cinco familias que  confirmaron que entre los fallecidos se encuentran sus parientes.

De los diez muertos, ellos aseguran que cinco corresponden a un  grupo de haitianos que hace dos meses salieron del municipio de Liancourt, departamento de Artibonite, rumbo a Estados Unidos, en busca de mejores oportunidades.

“Este es el departamento más grande de Haití, pero hay un declive económico, no hay oportunidades de empleo y por eso decidieron huir de la pobreza, y la inestabilidad política del país,  sin imaginarse que se encontrarían con la muerte y esto nos ha llenado de luto  y aún no asimilamos esta lamentable noticia”, comentó Irlande Bien-Aime, quien organiza un movimiento que pretende repatriar los 5 cuerpos.

Las víctimas son identificadas como Romane Fatjam Domani,  de 26 años;  Derisma Olgins Fatjam, Skeezy Civil, Claudy Djoudjou Joseph  y  Viergeline Valery, quien es la única mujer entre los diez migrantes que se ahogaron la noche del pasado domingo, cuando trataban de cruzar la desembocadura que une el río Sapoá con el lago Cocibolca.

“Ellos salieron en avión de Haití a Brasil y luego fueron cruzando la frontera de los países de Perú, Ecuador, Colombia, Panamá y Costa Rica, y la intención era continuar hasta México, donde se  comunicarían con familiares que los estaban apoyando desde  Estados Unidos y se encargaría de cruzarlos”, señaló Bien. 

De la tragedia se enteraron a través de otro migrante haitiano, que les narró lo ocurrido vía telefónica  y confirmaron la versión a través de  las redes sociales y medios de comunicación.
Bien-Aime aseguró que la última vez que habló con su pariente  Romane  Fatjam Domani “fue entre las 6:00 p.m. y 7:00 p.m.  de ese triste domingo y nos dijo que estaba cruzado un río, desde entonces no volvimos a tener comunicación”, señaló. 

Añadió que los haitianos portaban documentos de identidad al momento de salir del país, pero cree que los perdieron durante la travesía.

DIFÍCIL REPATRIARLOS

“Estamos tristes aquí porque eran jóvenes muy queridos y hasta estamos haciendo de todo por traer los cuerpos y sepultarlos acá. Sería nuestra satisfacción, pero nos está resultado difícil, el gobierno de Haití es inestable, no tenemos a quien dirigirnos, necesitamos una funeraria y  pretendo ir a Managua a realizar los trámites necesarios para llevar el cuerpo de Romane”, explicó. 

Los diez migrantes que aparecieron ahogados entre lunes, martes y miércoles habían ingresado la noche del domingo por puntos ciegos de la frontera con Costa Rica, y para no ser detectados se dirigieron por  la rivera este  del río Sapoá, que cruza por ambos países.

“Pero al llegar a la desembocadura que une el río con el lago, tuvieron que cruzar de este a oeste, para seguir su ruta en dirección norte, pero se ahogaron es una zona peligrosa debido a que el caudal del agua ha crecido”, explicó el coronel Alberto Larios, jefe del Cuarto Comando Militar del Ejército.

RUTAS MÁS ARRIESGADAS

De acuerdo con el jefe militar, la red de coyotes que se encarga de trasladar a los migrantes está utilizando rutas cada vez más peligrosas para evitar ser divisados. 

“De Costa Rica los trasladan por mar en lanchas, desde Puerto Soley y Cuajiniquil a costas de San Juan del Sur y Tola, como   El Ostional, Marsella y Brito y de aquí otros se encargan de cruzarlos a zonas costeras de Carazo y así van sucesivamente”, manifestó.

Además de usar la franja costera del Pacífico nicaragüense, los traficantes de migrantes también usan áreas rurales paralelas a la carretera Panamericana para evitar puestos de control de La Virgen y Ochomogo.  “Debido a las fuertes medidas de seguridad están trasladándose también a la zona fronteriza de Río San Juan, que es de mayor peligro debido al terreno y a los cuajipales”, concluyó el jefe militar.

Ayer, la Policía atrapó a 42 migrantes, se presume que la mayoría de África y Haití, en el norte de las costas de Brito. Entre los retenidos hay 7 niños y 6 mujeres.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus