•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la frontera entre Panamá y Costa Rica se encuentran centenares de personas que llegan cada día para solicitar un permiso de estadía temporal de 25 días en Costa Rica, para continuar la travesía por Nicaragua. 

El diario La Nación de Costa Rica reportó que la oficina de Migración de Paso Canoas recibe unas 150 solicitudes al día para transitar por Costa Rica, pero solo pueden otorgar 100 fichas individuales y 15 familiares.

Esto significa que más de 500 migrantes ingresan de forma legal a Costa Rica cada semana para enrumbarse hacia Nicaragua y continuar su paso hacia Estados Unidos, su destino final.

Solo entre la frontera sur de Costa Rica y el Cantón de La Cruz, en Guanacaste, hay entre 2,000 y 2,500 personas que pretenden cruzar a Nicaragua, de acuerdo con información proporcionada recientemente por el coronel Alberto Larios, jefe del Cuarto Comando Militar Regional nicaragüense.

TRAVESÍA PELIGROSA

Los migrantes que salen de África y el Caribe toman una ruta extensa y peligrosa. Por aire y mar llegan hasta Brasil, Ecuador o Colombia para luego continuar vía terrestre hasta Centroamérica y llegar hasta México. Finalmente se las ingenian para cruzar la frontera de Estados Unidos.

Cuando los migrantes ingresan a Nicaragua usan rutas cada vez más peligrosas con la ayuda de coyotes para evitar ser detectados en los puestos de control ubicados en la carretera Panamericana Sur.

“De Costa Rica los trasladan por mar en lanchas desde Puerto Soley y Cuajiniquil hacia (las) costas de San Juan del Sur y Tola, como El Ostional, Marsella y Brito. De ahí otros se encargan de cruzarlos a zonas costeras de Carazo y así van sucesivamente”, explicó esta semana el coronel Alberto Larios.

Además de usar la franja costera del Pacífico nicaragüense, los traficantes de migrantes también usan áreas rurales paralelas a la carretera Panamericana.  Esta semana se conoció de la muerte por sumersión de 10 migrantes cuando intentaban cruzar la desembocadura que une el río Sapoá con el lago Cocibolca.

Entre los fallecidos se encuentran cinco haitianos que hace dos meses salieron del municipio de Liancourt, departamento de Artibonite, rumbo a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades.

  • 42 migrantes detuvo la Policía Nacional el pasado jueves en Brito, Rivas.

Los diez migrantes que aparecieron ahogados los días lunes, martes y miércoles de esta semana, habían ingresado al país la noche del domingo pasado por puntos ciegos de la frontera con Costa Rica.

El pasado jueves la Policía Nacional detuvo a 42 migrantes al norte de las costas de Brito, Rivas. Se presume que la mayoría son originarios de África y Haití. Entre los retenidos hay siete niños y seis mujeres.

Ayer el gobierno de Costa Rica advirtió tras conocer informes sobre la posible llegada de nuevos flujos de cubanos irregulares desde Suramérica, que no tiene capacidad para albergarlos y que efectuará procesos de deportación.

Los cubanos salen de su país de forma legal vía aérea hacia Ecuador, y desde allí se movilizaron irregularmente por Colombia y Panamá, hasta llegar a Costa Rica.

  • 800 migrantes se encuentran varados en el Darién, Panamá.

La Prensa de Panamá informó ayer, basándose en reportes oficiales, que al menos 800 migrantes se encuentran varados en la provincia de Darién.

"La frontera está cerrada (…) los que logren evadir los puntos de control hay que darles un tratamiento humanitario", declaró el presidente panameño Juan Carlos Valera.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus