•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Arlette Marenco, viceministra de Relaciones Exteriores, el subdirector de la Policía Nacional, comisionado general Francisco Díaz, y el viceministro de Gobernación, Luis Cañas Novoa, anunciaron ayer en conferencia de prensa que las autoridades han intensificado los controles operativos en los puestos fronterizos aéreos, terrestres y marítimos del país.

Las disposición se da “para prevenir hechos delictivos vinculados al crimen organizado, maras y pandillas, tráfico internacional de estupefacientes, tráfico de personas, tráfico de migrantes, tráfico de armas de fuego, tráfico de vehículos y contrabando de mercancías”, dijo Marenco.

El anuncio de las autoridades se da en un momento en el que centenares de personas provenientes de África y países caribeños como Haití,  salen de sus países para intentar llegar a Estados Unidos a través de una ruta peligrosa, exponiéndose así a ser víctimas de delitos como trata de personas o crimen organizado.

Los migrantes que salen de África y el Caribe por aire y mar llegan hasta Brasil, Ecuador o Colombia para luego continuar vía terrestre hasta Centroamérica y llegar hasta México. Finalmente buscan la ayuda de coyotes para cruzar la frontera de Estados Unidos. -Muchos de los inmigrantes son africanos-

Cuando los migrantes ingresan a Nicaragua usan rutas peligrosas para evitar ser detectados en los puestos de control ubicados en las carreteras y las fronteras del país.

“Ante el crecimiento sin precedentes de movimientos migratorios en la región y en el mundo que desbordan la capacidad instalada de los gobiernos, para atender y ordenar estos movimientos, estamos trabajando mecanismos que nos permitan organizar con eficiencia y seguridad el tránsito normal de personas, intercambio familiar, comercial, turístico, social, entre comunidades religiosas”, anunciaron las autoridades.

Acusaciones por tráfico de inmigrantes se multiplican

Migración. Las acusaciones por el delito de tráfico de inmigrantes ilegales en los juzgados capitalinos aumentaron 1,200% entre 2014 y 2015, revelan datos de la Dirección de Implantación del Complejo Judicial Central de Managua.

Mientras en 2014 el Ministerio Público presentó solo tres  acusaciones por tráfico de inmigrantes ilegales en los tribunales de Managua, entre enero de 2015 y el 8 de noviembre de ese año se contabilizaron 36 acusaciones.  Hasta marzo de 2016, en los juzgados de la capital se llevaron a cabo seis procesos judiciales contra 12 personas acusadas por este delito. 

“El fenómeno de las migraciones ilegales se ha duplicado en los últimos dos años y es necesaria la construcción de albergues para inmigrantes”, manifestó Lea Montes, directora del Servicio Jesuita para Migrantes (SJM).

A lo largo de 2015 comparecieron en los tribunales de Managua a declarar en calidad de víctimas o testigos, inmigrantes originarios de República Dominicana, Cuba,  Nepal, Pakistán y Bangladesh. Este año han aparecido inmigrantes de Haití. 

Esta semana, las autoridades dieron cuenta de la muerte por sumersión de diez migrantes, quienes habían ingresado al país la noche del domingo pasado por puntos ciegos de la frontera con Costa Rica.

Los migrantes que salen de África y el Caribe toman una ruta extensa y peligrosa. 

Cuando ingresan a Nicaragua usan rutas cada vez más peligrosas con la ayuda de coyotes para evitar ser detectados en los puestos de control ubicados en la carretera Panamericana Sur.

Se estima que entre 2014 y 2015 se detectaron a 9,282 “inmigrantes irregulares” en territorio nicaragüense. Según Lea Montes, “el aumento de casos de tráfico de inmigrantes en Nicaragua está relacionado con el crecimiento de la llamada industria del coyotaje a nivel mundial”. “Nicaragua es un  país de tránsito para quienes van en busca de Estados Unidos y los coyotes nicas —como se conoce a los traficantes de migrantes— solo son un eslabón más de una larga cadena”, manifestó Montes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus