•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿De qué enfermedades mentales padecen los nicas? Antes de contestar esta pregunta el terapeuta Danilo Norori señala las causas de los trastornos que están presentes en la población: “La pérdida de un familiar,  las consecuencias de la guerra, los desastres naturales y la migración de los padres, que es tan frecuente en nuestro país. Los padres piensan muchas veces que recompensarán su ausencia con lo material, pero no es así”.

En Nicaragua no existe el hábito de asistir al psicólogo o al psiquiatra porque muchos consideran que estos especialistas solo atienden a personas dementes, coinciden los expertos. El Estado tampoco aborda los padecimientos mentales con la importancia que merecen, agregan. 

De acuerdo con Danilo Norori, los trastornos del estado de ánimo como la depresión o trastornos bipolares y el uso de ciertas sustancias, son algunas de las patologías más comunes en el país. 

Se calcula que 350 millones de personas en el mundo sufren depresión, sin embargo más de la mitad de los afectados en todo el mundo no reciben tratamiento.

De acuerdo con el informe de la Evaluación de los Sistemas de Salud Mental en Nicaragua, El Salvador y Guatemala publicado por la OMS en 2006, en Nicaragua los costos de medicación antisicótica y antidepresiva representan aproximadamente el 5% del salario mínimo diario. 

Según el psiquiatra Javier Martínez, los trastornos del estado de ánimo suelen ser subdiagnosticados. 

A nivel particular, tanto los grandes terremotos o maremotos, incluso la misma guerra han sido desgastantes y han creado condiciones desfavorables para el crecimiento y desarrollo humano integral.

“La guerra constituye un verdadero desastre y es una experiencia altamente impactante y traumática para las personas en general, sin importar su nacionalidad. Estar en contacto con la destrucción, crueldad, miseria, muerte y dolor que la guerra trae consigo, genera secuelas psicológicas que pueden ser graves e incapacitantes”, explicó la psicóloga Paola Marchena.

Agregó que el trastorno posguerra más frecuentemente diagnosticado en las víctimas es el Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT), cuyos síntomas más típicos consisten en experimentar a menudo el trauma original, depresión y ansiedad. 

“Hay algo que yo llamo el triángulo de riesgo en los jóvenes y una de sus aristas es la violencia heredada por sus familiares, por el hecho que el papá maltrataba a la mamá, entonces ellos reproducen esa conducta”, expresó por su parte Danilo Norori.

Otro de los traumas sociales que afectan la calidad de la salud mental, a juicio de Norori, es la pobreza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus