•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a que su nombre y su apellido se asocia a una parte oscura de la historia de Nicaragua, Anastasia Somoza es reconocida internacionalmente por ser defensora de derechos humanos. Nació en Nueva York durante un invierno 32 años atrás. Padece de parálisis cerebral, tiene una gemela y es de hablar pausado. Cuando se le pregunta por su bisabuelo, Anastasio Somoza García, y por su abuelo, Luis Somoza Debayle, no se siente cómoda y lo dice. 

Luego de externar su incomodidad, solicita un tiempo para contestar esas preguntas. Detalla que se comunicará con su padre, Gerardo Somoza, y con su tío, Álvaro Somoza, quien reside en Nicaragua. Veinticuatro horas después responde. Contesta cuatro preguntas sobre su familia y al final dice: “Mi meta es mirar hacia el futuro, no puedo cambiar el pasado”.  

Anastasia Somoza se mueve con la ayuda de una silla de ruedas. Es licenciada en administración por la Universidad de Georgetown y tiene un máster en Derechos Humanos por la London School of Economics and Political Science. 

Es delegada demócrata y acaparó la atención pública el pasado 25 de julio en la Convención Demócrata que proclamó como candidata presidencial a Hillary Clinton, cuando tomó la palabra ante miles de personas para respaldarla.

Demostrando sus grandes dotes de oradora contó cómo conoció a la hoy candidata presidencial. Fue ovacionada durante la convención, en la que dijo que representaba a los 56 millones de personas que tienen alguna discapacidad en Estados Unidos. Anastasia se ganó la admiración de aquellos que hasta ese momento no la conocían. 

En esta entrevista realizada vía telefónica, y a través de correo electrónico, cuenta sobre su vida, su lucha, relata anécdotas sobre su única visita a Nicaragua y da su opinión sobre Donald Trump. 

¿Cómo surgió tu participación en la convención demócrata de Hillary Clinton?

Soy delegada demócrata y fue para dar mi voto en favor de la candidatura de Hillary Clinton. Las personas que se encargan de su campaña me dijeron que si quería participar y acepté. Fue una oportunidad muy grande para hablar de temas de interés y dar a conocer mi punto de vista. Además es una excelente oportunidad para dar a conocer tu trabajo. Como discapacitada era la representante de nuestra comunidad en ese momento y de eso hablé. Me siento muy honrada de haber estado ahí.

¿Cómo has reaccionado a las opiniones por tu participación en la Convención?

Estoy honestamente sorprendida por la aceptación y los comentarios positivos que la gente ha tenido conmigo, yo me lo imaginaba, pero no tan grande. Nunca me imaginé llegar a ser noticia hasta en Nicaragua. Me siento muy agradecida porque mi mensaje fue bien recibido, además porque la voz de la gente con discapacidades muchas veces nadie la escucha.

¿Qué pensas de la candidatura de Hillary Clinton y cómo la conociste?

Es la mujer más inteligente y mejor preparada para ser presidente. Está llena de compasión, es trabajadora y entiende los problemas de la gente de todos los niveles en los Estados Unidos. Yo conocí a Hillary Clinton en 1993 en una visita que hice a la Casa Blanca cuando su esposo Bill Clinton era presidente. En esa ocasión llegué junto a otros cuarenta niños entre las edades de ocho y 12 años para un programa que se llamaba “Niños haciendo preguntas al Presidente”. Yo tenía nueve años. Ese programa fue en vivo y transmitido a todo el país en vivo por la cadena ABC. 

Gracias al apoyo del presidente Bill Clinton y su esposa Hillary, que nos han seguido ayudando todos estos años a mi hermana y a mí, hemos tenido una educación excelente al igual que otros miles de niños con discapacidad. Estoy orgullosa de apoyarla  porque conoce a fondo los temas de nuestra comunidad.

¿Y sobre Donald Trump?

Donald Trump no tiene el temperamento para ser presidente de los Estados Unidos.  Es enemigo de los inmigrantes, las mujeres, los musulmanes y los discapacitados. Ofende a todo el mundo. Él nos ha demostrado quién es realmente, me siento mal al ver gente que quiere votar por Donald Trump.

Contame sobre tu trabajo en favor de las personas con discapacidad y el trabajo que realizas.

Soy una vocera internacional por la gente con discapacidad y trabajo con una organización que nos representa. Fue una decisión natural que surgió por mi experiencia que vivo a diario con mi hermana Alba.

¿Cuáles han sido los mayores retos que has tenido que enfrentar al ser una persona con discapacidad? 

Muchísimas cosas, la inclusión social y laboral, pero sobre todo una educación igualitaria, esa es la causa que me mueve más desde pequeña. En la visita al presidente Bill Clinton, le pregunté: ¿por qué mi hermana gemela Alba no podía estar en una clase regular como yo? Mi hermana no podía hablar, solo se comunicaba con la ayuda de una computadora.  Después de eso gracias al Presidente y a su interés en nosotras, un año después mi hermana Alba fue la primera estudiante con significativa discapacidad que entró a una escuela regular en los Estados Unidos.

¿Has visitado Nicaragua?

Sí. Fui en 2006 cuando estaba con mi hermana menor Gabriela. Yo estaba en la Georgetown University, nos divertimos mucho en esa oportunidad en el verano. Estuvimos en Managua, en Granada, en León, en San Juan del Sur y en  Catarina. Me encantó su geografía, la combinación de montañas, lagos, volcanes y mar.

¿Qué piensas del país?

Me parece que Nicaragua es un país maravilloso tanto geográficamente como socialmente. La gente que conocí fue dulce, amable y gentil. Es un país rico en historia y tradiciones. La comida es espectacular y por supuesto que espero volver pronto.

¿Tienes familiares aquí en Nicaragua?

Toda mi familia vive aquí en New York. Yo vivo con mis padres Gerardo Somoza, hijo de Luis e Isabel Somoza, y mi madre es Mary Mooney de Somoza. Aquí también está mi hermano Oliver, mi hermana gemela Alba, y la más pequeña Gabriela. En Nicaragua solo tengo un tío que se llama Álvaro Somoza, de ahí todos vivimos aquí.

¿Qué significa para vos cargar con el apellido Somoza?

Cada vez que me hacen preguntas relacionadas con mi apellido y el pasado de mi familia no me siento confortable. No me gusta hablar de las cosas que no estoy completamente segura. Mi apellido no me ha dado fama. Es mi trabajo el que me ha dado reconocimiento nacional e internacional.

Pero sí sabés quiénes fueron tus abuelos

Por supuesto que sé quiénes fueron. Mi padre me ha contado un poco. Tengo mis comentarios al respecto, pero por respeto a mi familia me cuesta hablar del tema. Es algo que pasó antes que nosotros naciéramos. Siempre tengo que comunicarles primero a mi papá y un tío que tengo en Nicaragua cuando me preguntan mi opinión sobre eso.

Pero si me preguntas por el significado de mi apellido, para mí ha sido de mucho orgullo por ser hija de mis padres. Mi padre ha pasado momentos muy difíciles en los Estados Unidos, sobre todo con gente que pensaba que su tío Anastasio (Somoza Debayle) era su padre.  No conocían que hubo tres Somoza en el poder en Nicaragua, y que su padre fue Luis Somoza (Debayle), de quien yo solo he oído cosas buenas.

¿Qué piensas del legado de tu abuelo y de tu bisabuelo?

Mis antepasados fueron personas que cambiaron a Nicaragua. Mi bisabuelo Anastasio le dio el voto a la mujer, creo el Código del Trabajo y modernizó la economía del país. Si bien mi bisabuelo Anastasio, mi tío abuelo Tacho y su hijo Tachito hicieron cosas indebidas… en su gran mayoría los Somoza contribuyeron mucho al desarrollo de Nicaragua.

Mi tío Álvaro me ha contado que mi abuelo Luis (Somoza Debayle) fue quizás el mejor presidente de Nicaragua en el siglo XX, creador del salario mínimo, creó el Banco Central balanceando la moneda al C$7.00 por US$1.00 por décadas, creando así un crecimiento anual del 10% por años. Creó el Seguro Social del cual hoy dependen decenas de miles de retirados. Creó el sistema de ahorro y préstamo que permitió el desarrollo masivo de viviendas para la clase de escasos y medianos recursos. Creó el mejor banco de desarrollo del país de la época: el Infonac. Creó el Incei (hoy se llama Enabas) que mantuvo los precios de alimento más bajos en Centroamérica. Fue el creador de la autonomía universitaria. Sin embargo, lo más grande que hizo mi abuelo Luis fue democratizar el sistema electoral, terminando su periodo presidencial en tiempo y forma, pasó la ley de la no reelección y sacó a la familia Somoza de la Presidencia, dejando al Dr. René Schick de presidente. Tristemente falleció cuatro años después a la edad de 44 años.

Luis Somoza asume la Presidencia en medio de tensión, con las cárceles llenas y denuncias por torturas, es la historia...

La historia es la historia, por bueno o malo, y yo no puedo hacer nada ni comentar sobre cosas que pasaron antes que naciera yo y que naciera mi padre. Mi padre nació en 1956 y yo en 1983. Él vino a Estados Unidos a los trece años. No hemos tenido contacto con la política en Nicaragua. Hemos hecho nuestra vida en Nueva York, intentando mejorar la vida de personas discapacitados como yo y mi hermana gemela Alba, ese ha sido el trabajo de mis padres y el mío la educación y los derechos humanos. Por favor entiende que mi meta es mirar hacia el futuro, no puedo cambiar el pasado. 

¿Cuál sería tu mensaje para las personas con discapacidad?

Cuando tienes que usar silla de ruedas diariamente, una de las cosas más difíciles es el acceso a edificios y otros espacios públicos. Mi mensaje para la gente con discapacidad es que tienen que luchar por sus derechos y su familia también los tiene que hacer valer. Se debe buscar la igualdad de tratamiento, y siempre tener esperanza por un mundo mejor. Para mí fue muy difícil estudiar en Londres y estar lejos de mi familia, pero sobreviví porque quería hacerlo. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus