•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La existencia de otra causa en contra del doctor David Páramo, quien ayer se presentó ante la jueza Sexto Local Penal de la capital  Ivette Pineda, como parte del proceso judicial que enfrenta, fue uno de los motivos por el cual se rechazó la petición de arresto domiciliar al cirujano plástico. 

Páramo que es acusado de homicidio imprudente en perjuicio de Lizandra Norisel Rodríguez González, también tiene un proceso vigente por lesiones imprudentes interpuesto por el Ministerio Público y Allison Molina. 

La decisión fue tomada por la jueza al concluir la primera audiencia del juicio donde se decidirá si Páramo es o no culpable de la muerte de González Rodríguez, quien falleció el pasado 17 de junio tras realizarse una cirugía estética. 

Al doctor 

La judicial también ordenó que el galeno fuera ayer mismo a un hospital por haber presentado problemas de salud durante la audiencia del inicio del juicio

La encargada de impartir justicia, también  anunció que el juicio continuará este 10 de agosto a partir de las  9:30 minutos de la mañana. Para seguir con el juicio, la judicial habilitó este miércoles como día hábil en Managua por ser mañana un día de asueto municipal en Managua.

Rechazan testigos

Previo al inicio del juicio, la abogada defensora de Páramo, Karina Duarte, denunció que le fueron rechazados ocho testigos, entre ellos dos cirujanos plásticos que venían del exterior a explicar los procedimientos que se siguen en las operaciones estéticas. 

Durante la primera audiencia del proceso judicial declararon nueve testigos entre ellos dos médicos internistas y especialistas en cuidados intensivos.

Los  médicos quienes explicaron que la embolia grasa que sufrió  Lizandra Jarquín es parte de los riegos que corre todo paciente que se somete a una cirugía de liposucción e implantes de glúteos.

“No hay forma de poder predecir una embolia grasa y tampoco de poder evitarla”, aseguró el médico internista y especialista en cuidados intensivos, Marvin Mayorga García. 

El internista Maxwell Hoocker, quien asistió a Lizandra Jarquín al igual que el doctor Mayorga, explicó a la judicial que los pacientes que se someten a operaciones estéticas como el caso de Lizandra Jarquín están en el segundo lugar de pacientes con más alto riesgo de sufrir una embolia grasa masiva. 

El embolismo graso, es la obstrucción de vasos arteriales que suele producirse tras intervenciones quirúrgicas de cuello, axilas, tiroides o  estéticas, explicó un cirujano plástico consultado por El Nuevo Diario.

  • 9 testigos declararon durante la primera audiencia del juicio.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus