•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

En medio de un ambiente expectante y de evidente cansancio, la tarde de este miércoles concluyó la primera etapa consistente en los alegatos de las partes, en el juicio oral que se le sigue a los pediatras estelianos Lesbia Xiomara Guillén y Cristian Berríos, quienes son acusados por el Ministerio Público por los presuntos delitos de homicidio imprudente y negligencia médica en perjuicio de la niña Sherling Stefany Ruiz Pastora, de 13 meses de nacida.

Pese a que inicialmente la juez segundo penal local de Estelí, Verónica Fiallos, tenía previsto escuchar los alegatos finales de las partes y pronunciarse sobre el fallo, este jueves, eso no fue posible por problemas de salud de un pariente cercano de la funcionaria. Por eso, reprogramó para las dos de la tarde del próximo martes 16 de agosto.

Este ha sido un juicio lleno de tropiezos y excesivamente cansado. Debido a la ausencia de los testigos del Ministerio Público, desde el 21 de julio que inició la vista, esta fue interrumpida en tres ocasiones.

El abogado defensor de los pediatras, Edgard Arauz, aseveró que con las pruebas presentadas --entre las testificales de los miembros de Juntas Médicas--, está más que acreditada la inocencia de sus representados.

Los galenos acuados, por su parte, dijeron que en la muerte de la niña no existe mala praxis.

Según Arauz, los elementos blandidos por la Fiscalía son contradictorios porque primero se refirió a una  supuesta aplicación de una sobre dosis de un medicamento en el hospital de Estelí, y luego que hubo un procedimiento inadecuado, que un perito propuesto por el MP --a decir del litigante-- señaló en sus declaraciones que los pediatras actuaron según las normas y protocolos de salud.

Sherling Stefany fue remitida el 19 de diciembre del 2014 del hospital Pedro Altamirano, de La Trinidad, al hospital escuela regional San Juan de Dios de Estelí, porque sufrió quemaduras en ambas pantorrillas al hacer contacto con el mofle caliente del automotor en el que se trasladaban sus padres y ella.

Según dijeron en su momento, los padres Wiston Abel y Miriam Pastora, ellos llegaron a eso de las 6:00 p.m. al hospital de Estelí y que ya a eso de las 9:00 p.m. la niña ya estaba muerta luego que le administraran los médicos de turno un antibiótico que le habría provocada una reacción adversa y por el supuesto procedimiento inadecuado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus