•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Carlos tiene 13 años. Su piel quemada prueba que el sol de Managua es inclemente. Lleva una camisa verde y un short hecho con lo que era un pantalón. Le cuesta decir que su mamá lo vigila -sentada desde una piedra- mientras él limpia en un semáforo los vidrios de vehículos que esperan la luz para proseguir. 

El semáforo de Plaza de las Victorias se ha puesto en rojo y una fila de carros espera el cambio de luces. Carlos corre tras ellos y en tiempo récord limpia el vidrio delantero de una Toyota Hilux, conducida por un hombre blanco de aspecto extranjero. 

La limosna es escasa. Carlos trae en su mano tres monedas de un córdoba, como propina por su servicio, entre sus manos tiene un limpia parabrisas y una botella con agua y detergente.

Su mamá, conocida en el lugar como ‘Fátima’, no quiere dar entrevista. Apenas logra decir enojada y entre murmullos que es mujer soltera y que sus hijos (de 9, 13 y 15 años) deben ayudarle a sobrevivir, ya que “no tiene un hombre que los mantenga”. 

Rápidamente, ‘Fátima’ se retira de los semáforos, no sin antes regañar a Carlos por haber comentado -algo mínimo- sobre su vida. Lo último que se nota de ellos es que se dirigen hacia la rotonda Rubén Darío -en el centro de Managua-, una capital de más de 1.6 millones de habitantes.

NIÑOS TRABAJANDO

De acuerdo con el informe Estado Mundial de la Infancia 2016 del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), publicado en junio de este año, del total de menores encuestados en Nicaragua, el 15% aseguró que trabaja en diferentes “cosas”. 

Esta cifra de 15% comprende niños en edades entre 5 y 14 años que estaban ejerciendo alguna ocupación remunerada o no al momento de ser entrevistados.  Asimismo, el análisis muestra que 11% de niñas dijo estar trabajando; en el caso de los niños era 18%. 

Está sometido al trabajo un menor de 5 a 11 años que, durante la semana de referencia, realizó una actividad económica al menos durante una hora o realizaron tareas domésticas por lo menos durante 28 horas. 

Asimismo, menores de 12 a 14 años de edad que, durante la semana de referencia de la encuesta, tuvieron una actividad económica al menos durante 14 horas o realizaron tareas domésticas por lo menos durante 28 horas.

LAS CIFRAS

En el 2012 existía un total de 396,118 personas menores de 18 años de edad, trabajando de forma remunerada o no. Siendo esta la última cifra oficial sobre el trabajo infantil en Nicaragua.

Esta información fue revelada por la Encuesta Continua de Hogares III de ese año, realizada por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), esta además indicó que la población menor de edad era de 1,275,834.  

Anthony Lake, director ejecutivo de Unicef, escribe en la presentación del Estado Mundial de la Infancia 2016 que, “si echamos un vistazo al mundo de hoy, tenemos que enfrentarnos a una verdad incómoda, pero innegable. Las vidas de millones de niños están malogradas por el solo hecho de haber nacido en un país, en una comunidad, con un género o en determinadas circunstancias”. 

  • 28 horas de labor doméstica semanal cuenta como trabajo infantil en menores de 14 años.

Lake agrega que “como muestran los datos que aparecen en este informe, a menos que aceleremos el ritmo para llegar a ellos, el futuro de millones de niños desfavorecidos y vulnerables -y por tanto el futuro de sus sociedades- se encuentra en peligro”.

La sicóloga Martha Gaitán Rivera, del Centro de Especialidades Médicas, aseguró que el trabajo infantil priva a los menores de su niñez, su desarrollo y su dignidad. Es peligroso y perjudicial para su bienestar físico, mental y afectivo. A su vez interfiere con su escolarización, porque los despoja de la posibilidad de asistir a clases.

“Es decir, los obliga a abandonar la escuela de forma prematura o les exige combinar el estudio con un trabajo pesado y esto les consume mucho tiempo. Los padres muchas veces son los que los envían a trabajar, mientras ellos permanecen en sus casas, algunos incluso alcoholizándose mientras sus hijos trabajan”, enfatizó la especialista.

El campo resalta 

CAMPESINOS • Aunque todos los días se ve en los semáforos, calles y mercados a menores de edad haciendo alguna actividad para ganar dinero, el mayor peso del trabajo infantil en Nicaragua sigue estando, predominantemente, en el área rural.

Según  Mayela Cabrera, coordinadora del Proyecto de Educación de Save the Children, esto se debe a la vocación agrícola del país y a la severidad de la pobreza que afecta a las familias en el campo. “Hay esquemas culturales que le asignan al trabajo un valor formativo, de ahí que los niños inicien tempranamente su participación en labores agrícolas, generalmente acompañados de sus propios familiares”, señala la experta.

  • 14 horas o más de actividades económicas son excesivas para niños entre 12 y 14 años.

Adilia Amaya, directora del Programa Familia y Comunidad del Instituto de Promoción Humana (Inprhu) señaló en una entrevista con El Nuevo Diario que no existen registros oficiales ni actuales de cuántos son los menores que están trabajando o no. 

“Sucede que nosotros tenemos la información de 2012. Pero no sabemos si se ha hecho otro estudio que transforme esas estadísticas. (En ese año) casi se alcanzaban los 400 mil menores trabajadores. Pero no sé si ha cambiado ese número”, puntualizó Amaya. En Nicaragua, desde el 2010, el Estado, la empresa privada y algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) implementan estrategias para erradicar el trabajo infantil, sobre todo en las zonas agrícolas.

  • 400 mil  menores de 18 años, aproximadamente, trabajan en 2012, según la última encuesta nacional.

La Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que Trabaja con la Niñez y Adolescencia (Codeni) indicó en un informe de su observatorio que el 54.7% es trabajador familiar sin pago, ayudando a sus padres en las actividades económicas que estos desarrollan para sobrevivir.

Además, el 18.7% de menores trabajan como  jornaleros o peones; el 15.7% como obreros asalariados; el 8.6% como trabajadores por cuenta propia y el 2.3% como trabajador no familiar sin pago. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus