•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El explorador de National Geographic Sam Cossman, cambió su ruta por el volcán Masaya este fin de semana  para visitar el Río San Juan y sus alrededores. En la cuenta de Instagram "tmophotos", el explorador Thomas O'Brien, miembro del equipo, ha publicado varios videos y  fotografías en compañía de Cossman, donde se aprecia cómo ambos han sobrevolado la frontera con Costa Rica para echar un vistazo a los volcanes del sur del país.

El también cineasta de origen estadounidense Sam Cossman publicó un video en directo en su cuenta de Facebook ayer por la tarde sobrevolando Ometepe.

Cossman empezó a cobrar mayor notoriedad en Nicaragua desde el 22 de julio, día en que Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, anunció su llegada al país.

COMO UNA CASCADA

En una entrevista para la revista GE Reports, este explorador cuenta cómo quedó impresionado con la singularidad del volcán Masaya, al que lo describe como una cascada de lava.

“Este parecía una cascada más que un lago, parecía un flujo unidireccional de lava desplomarse sobre un acantantilado”, le cuenta a la revista.

El explorador detalla que se enteró de este fenómeno por casualidad, cuando le llegó a su correo el enlace a un video de la lava que existía en el volcán Masaya, del que quedó impresionado. De inmediato se puso en contacto con las autoridades del Gobierno de Nicaragua, quienes estuvieron de acuerdo con la propuesta de Cossman de estudiarlo.

“Ellos (el Gobierno) querían saber más acerca de la montaña, un gigante dormido que había permanecido en estado latente durante muchos años, pero que de repente se depertó, causando mucha preocupación y consternación”, expresó Cossman a la revista.

Así fue como la semana pasada, el explorador estadounidense descendió 1,200 pies en el cráter del volcán Masaya que termina en una cascada de lava brillante que está a unos mil grados Fahrenheit. Además de la exploración, también tiene la misión de instalar más de 80 sensores que tienen un tamaño entre tres y cuatro pulgadas en el interior del cráter, convirtiéndose así, básicamente, en el primer volcán en línea, dice Cossman.

Este proyecto tiene como objetivo la construcción de un sistema de alerta temprana digital para erupciones, de tal manera que los científicos puedan utilizar los datos para conocer las condiciones del interior del cráter. Este sistema también estará disponible para cualquier persona en el mundo que quiera conocer sobre las condiciones del volcán.

“(Con los sensores) vamos a medir la presión atmosférica, temperatura , diversos tipos de gases de dióxido de azufre , sulfuro de hidrógeno , dióxido de carbono , como así como los datos sísmicos , datos de gravedad con gravímetros y una serie de otros parámetros en diferentes lugares alrededor y en el interior del volcán”, dijo Cossman a Ge Reports.

Los datos  proporcionados por el sistema de sensores podrá también ser muy útil para reconocer los procesos volcánicos específicos que podrían ser peligrosos. Por ejemplo, si un determinado gas comienza cada vez más frecuente en relación con los datos sísmicos elevadas, esto puede significar que un cuerpo de magma está en aumento.

Este fenómeno forma parte de otros cinco que afectan la condición humana. Otros por ejemplo, son  los  eventos de desgasificación que pueden producir lluvia ácida, erupciones explosivas que pueden hacer que los techos de las casas colapsen.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus