•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las autoridades de salud de Costa Rica informaron ayer sobre el nacimiento de un bebé con microcefalia, en aparente relación con el virus del Zika.

El niño nació el pasado 5 de agosto en el hospital de Ciudad Quesada, en San Carlos de Alajuela, 54 km al norte de la capital, precisó Rodrigo Marín, del departamento de vectores del Ministerio de Salud.

El funcionario dijo que la madre del niño es una mujer de 25 años de origen nicaragüense que habría contraído el virus del Zika durante las primeras 12 semanas de gestación.

Según los datos oficiales, el bebé nació con una cabeza muy reducida, de unos 25 cm de diámetro, cuando lo normal es alrededor de 35 cm y su estado de salud es delicado.

Aunque la madre contrajo la enfermedad en Nicaragua, las autoridades han registrado 351 casos de zika en el país, la mayoría de los cuales están concentrados en la zona costera, en el Pacífico Central.

El zika es una enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti, el mismo que transmite el dengue y la chicungunya.

INVESTIGACIONES

Investigaciones realizadas en ratones revelaron el efecto devastador del virus del Zika en un tipo de células del cerebro adulto y no solo de los fetos, según un estudio publicado el jueves.

Las células adultas que sirven para el aprendizaje y la memoria pueden ser destruidas por este virus, indica el estudio publicado en la revista Cell Stem Cell en Estados Unidos.

"Se demostró que el zika puede penetrar el cerebro adulto y causar estragos", afirmó una de las coaturoras del estudio, Sujan Shresta, profesora en el Instituto de Alergia e Inmunología de La Jolla.

Aunque el efecto del virus en el feto está bien documentado, en particular el riesgo de que el zika provoque microcefalia, no ocurre lo mismo en las consecuencias en los adultos.

Te interesa: EE.UU. estudiará el zika en Nicaragua

"Los efectos sobre el cerebro adulto son sin duda más sutiles, pero ahora sabemos qué nos espera", declaró la experta.

Los investigadores se concentraron en las células destinadas a convertirse en neuronas, el equivalente de las células madres para el cerebro.

Estas últimas se mostraron particularmente sensibles al virus, pero solo en dos partes del cerebro, incluido el hipocampo.

Además de que los modelos establecidos en los ratones no son forzosamente iguales para los humanos, los investigadores también subrayaron que los efectos a largo plazo son difíciles de predecir.

Shresta indicó que la sensibilidad de este tipo de células al virus podría explicar la aparición del síndrome de Guillain-Barré (SGB) en algunos de los infectados por zika una vez que esta enfermedad ha desaparecido.

El SGB ataca el sistema nervioso periférico y se manifiesta con un debilitamiento generalizado, incluso una parálisis progresiva.

Aunque para llegar a probar estos efectos harán falta más investigaciones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus