•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Elías Josué Meza  Alvarado, de 20 años, era el baterista de la iglesia evangélica pentecostal Casa de Jehová, que funcionaba en el antiguo Cine González, y enfrenta cargos por robo con fuerza agravado. También se le acusa de haber incendiado el sitio, que según uno de los dueños, está valorado en US$3 millones. 

Meza Alvarado fue uno de los seis acusados de participar en el robo e incendio que ayer lloró desconsoladamente cuando concluyó la audiencia preliminar en los juzgados de Managua, en la que un juez les dictó prisión preventiva como medida cautelar. 

Según la acusación de la Fiscalía, el robo e incendio ocurrió entre la noche del jueves 18 y la madrugada del viernes 19 de agosto. Sin embargo, el 9 de agosto Elías Josué Alvarado  había tomado las llaves del portón principal que estaban en escritorio del pastor Ramón Brenes. Ese día también se llevó varios sobres del diezmo dado por los fieles.

Desde entonces no regresó a los cultos. Fue la noche del 18 de agosto que acudió, pero no subió a la tarima a tocar la batería porque lo tenía prohibido tras la desaparición de los diezmos.

Después de participar en el culto, Meza Alvarado se retiró a su casa, pero a eso de las 10:40 minutos de la noche, retornó a la entrada principal del cine y, usando la llave que sustrajo nueve días atrás, abrió el portón principal e ingresó con los otros cinco acusados para robar los equipos electrónicos.

Entre los equipos de valor robados del local destacan nueve parlantes, una consola con su amplificador, un ecualizador, una planta eléctrica y seis micrófonos valorados aproximadamente en 20 mil dólares.

La iglesia era mi casa y el pastor era como mi padre..." Elías Josué Meza Alvarado

Después  que robaron  los objetos de valor y los ocultaron en las casas de Amín Garay y Herson Espinoza,  Elías José Meza Alvarado volvió al local del antiguo cine e ingresó nuevamente, esta vez para regar gasolina en el sitio donde estaba el altar. Luego le prendió fuego.

Una vez iniciado el incendio, Meza Alvarado salió del local y puso el candado de la puerta  principal, refiere la acusación fiscal.

Atribulado por la situación legal que enfrenta junto con los otros acusados,  Elías Josué Meza Alvarado no pudo evitar el llanto cuando los periodistas le preguntaron por qué pegó fuego a la iglesia a la que asistía. No respondió. Se limitó a pedir perdón al pastor Ramón Brenes, quien dijo que lo trataba como a un hijo. 

Audiencia inicial el 2 de septiembre

La audiencia  inicial para los cinco reos que ayer quedaron en prisión se realizará el próximo 2 de septiembre a las nueve de la mañana.

Vigarny Marcelo González, uno de los dueños del antiguo teatro, dijo que el edificio que por muchos años albergó el teatro González y últimamente  la referida iglesia evangélica, tiene un valor superior  a los US$3 millones.    

Los  seis reos sobre los que recayó la prisión preventiva enfrentan cargos por robo con fuerza agravado. Elías Josué Meza  Alvarado,  quien era el baterista de la iglesia que funcionaba en el local del otrora teatro, también enfrenta cargos por incendio.

Los acusados son Elías Josué Meza Álvarez; Hersson Alberto Espinoza Vílchez; Jordan Yair López Coulson;  Xóchitl Guadalupe Martínez   y Karla Patricia Vílchez González.

El juez Décimo Distrito Penal de Audiencia de la capital, Carlos Solís, quien aceptó la acusación del Ministerio Público contra los acusados, también ordenó la captura de Amin Garay López, quien es familiar de las dos mujeres acusadas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus