•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de 16 años de servir como bombero voluntario, Olmo Noguera dice que en el tiempo que lleva sirviendo “nunca se había encontrado con una situación de esa magnitud”, en referencia al incendio de los tanques de Puma Energy en Puerto Sandino.

Noguera, quien es teniente y jefe del componente del Benemérito Cuerpo de Bomberos, hace una comparación con el incendio ocurrido hace casi 33 años en Puerto Corinto, donde más de 6,000 toneladas de gasolina ardieron aquella madrugada del 12 de octubre de 1983, cuando la portuaria fue atacada.

Tras haber recibido la llamada de emergencia en el puesto de mando, salió el pasado miércoles en un contingente de 12 bomberos, a las 9:00 p.m en la unidad M-66, llegó a colaborar en el siniestro provocado por la explosión de dos tanques de almacenamiento de combustible en Puerto Sandino, Nagarote. 

El pasado 17 de agosto, una explosión en los tanques de almacenamiento de Puma Energy se originó en la planta. El jueves por la tarde  se produjo otro incendio a causa de la explosión del segundo tanque. El anuncio de que siniestro había sido controlado se dio a conocer el domingo, y a su vez se comenzó la evaluación de los daños en la empresa.

Una vez puestos en el lugar, su unidad se coordinó con la Dirección General de Bomberos y comenzaron las labores de enfriamiento de los tanques número dos y tres, utilizando Espuma Triple F. 

Sin embargo, a eso de la 1:30 de la madrugada ocurrió un derramamiento  en el tanque, la temperatura en el lugar aumentó de tal manera que los bomberos que estaban controlando el incendio tuvieron que evacuar el lugar, mientras otros descansaban y comenzaron a atender a la población, señala Noguera.

La segunda explosión que se produjo el jueves a eso de las 5 de la mañana hizo despertar de inmediato a los bomberos, que en su mayoría tuvieron que dormir en el suelo, a unos dos kilómetros de la estación donde instalaron su base.

Según  Noguera, se organizó un sistema de comando dirigido por el comandante Salvador Gallo, de la Dirección General de Bomberos, que funcionó para administrar de una mejor manera los  materiales que estaban asignados. Los primeros en atender la nueva emergencia fueron la Dirección General de Bomberos de León y la Federación de Cuerpo de Bomberos del mismo departamento. En total fueron 115 miembros de diferentes instituciones los que atendieron el incendio en turnos de tres horas para procurar la salud.

“Teníamos que estar hidratándonos a cada rato, el calor hacia que te sudaras aun sin usar camisas”, precisó. “Estábamos 100% preparados para la emergencia y sofocar el incendio. En primera instancia se dijo que no estábamos listos, no teníamos las condiciones y el conocimiento para poder atender este tipo de siniestros. Hoy aclaro que sí estábamos preparados, teníamos la capacidad de conocimiento técnico-táctico, en vehículos y en personal”, dice Noguera.

Fueron los mejores

Para Ruddy Morales, con 15 años de laborar en la institución, el reto fue grande, pero a la vez ha sido una de las experiencias más relevantes de su vida. Comenta que se realizó una convocatoria a los bomberos voluntarios y luego se escogieron a los 12 miembros que iban a ir a la emergencia. “En estas situaciones uno no sabe a lo que se va a enfrentar, hacés  miles de planes sobre cómo vas a actuar. Hay que darle gracias a Dios que no hubo pérdidas humanas.

Una vez que llegamos al sitio, entramos a las instalaciones de la planta para controlar la quema forestal de la zona utilizando tierra, palas y machetes. La población de esa zona es bien agradecida, nos atendieron bien", añade Morales.

Por su parte, el sargento Jasser Rivas expresa también que nunca había estado en una situación similar. No esperaba el panorama de ese incendio, pero a la hora de estar ahí, lo que pasaba por su mente era la familia, aunque también pensaba si todos los 115 bomberos que se encontraban en el lugar regresarían a sus casas.

“Yo tenía claro que no regresaríamos hasta que se apagara (el incendio), el tiempo que eso ameritara, ahí íbamos a estar”, dijo el sargento.

Tío Sam

De gran bigote, color de piel morena, de estatura baja y de buen corazón, así lo describen algunos bomberos al Tío Sam, apodado así por un personaje de dibujos animados. -Al centro, con casco el tío Sam-

Este señor, del que nadie recuerda su verdadero nombre, sin tener grandes recursos puso a disposición su casa, donde les preparaba el café por la mañana y los tres tiempos de comida, conversaba con ellos durante sus tiempos libres y jugaban a las cartas para desestresarse. “A un compañero, su familia no le mandó ropa y él, de la manera más desinteresada, le dio una mudada completa para que se cambiara”, recordó Rivas. La institución planea llevarle un reconocimiento por la atención brindada.

Impactos severos en un perímetro de 60 metros

Rosmalia Ann González

El asesor técnico de la presidencia, José Antonio Milán, leyó ayer un informe sobre los daños ambientales que ocasionó el incendio de los dos tanques, clasificándolo en tres categorías y determinando que el impacto más severo se registró en un radio de 60 metros, el impacto moderado ocurrió en una superficie de 12.6 hectáreas, mientras que el impacto bajo fue en alrededor de 6 hectáreas. 

También se comprobó que el resto de superficie costera y de estero no recibió impactos. “Se practicó un recorrido de 25 kilómetros de sur a norte y un recorrido mar abierto hasta unas seis millas,  pudiendo comprobar que no tuvieron ningún tipo de afectación las aguas costeras ni otras zonas de los humedales limítrofes con las zonas costeras”, expresó Milán.

La zona de impactos moderados tuvo afectación en su biodiversidad, fundamentalmente, como consecuencia del derrame de crudo que de alguna forma llegó a una parte importante del estero, mientras que los impactos bajos ocurrieron en zonas del estero donde por su posición en niveles y altitud no llegaron a ser dañadas por las aguas oleaginosas, es decir, aquellas aguas que se encuentran mezcladas con aceite. 

  • 161,800 toneladas  de dióxido de carbono fueron liberadas en el siniestro.

Milán indicó que en la atmósfera el impacto también fue moderado, tomando en cuenta el volumen de emisiones que se produjo debido a la quema de este combustible, elevando significativamente la carga de contaminantes en gases efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global, representando 161,800 toneladas de dióxido de carbono y que se distribuye en metano y óxido nitroso.

“Este impacto fue severo, sin embargo, por la posición geográfica en que se encontraba situada la planta y según los registros meteorológicos de la estación situada en Miramar durante los días del siniestro se registraron vientos durante el día de forma casi continua entre 18 y 20 kilómetros por hora que permitieron en un 80% la rápida disipación de esos gases rumbo al mar”, indicó Milán. 

Agregó que en cualquiera de las direcciones no había centros poblados ni población expuesta.

Puma se compromete

Una vez que se realizó el proceso de evaluación de daños se empezó a realizar trabajos de recuperación ambiental por parte de la empresa Puma Energy, que consistió en la recolección de la mayor cantidad posible de aguas oleaginosas así como del propio material del crudo de petróleo, que fue depositado en tanques hermatizados.

  • 150 personas trabajaron para apagar el fuego, al menos 115 eran bomberos.

Así también se ordenó colocar barreras de carácter absorbente sobre todo en la parte que penetra el mar para que logre empujar los contaminantes hacia esta. 

Más tremprano, Puma Energy emitió un cuarto comunicado en el que explicaron que el incidente en la Terminal de Almacenamiento de Puerto Sandino fue controlado y que de ahora en adelante la empresa contará con el apoyo de expertos internacionales en materia ambiental, quienes estarán mapeando las áreas aledañas y desarrollando un plan de remediación.

“La empresa está comprometida en ejecutar la remediación ambiental, y usará los recursos que sean necesarios para tal propósito”, se explica en el comunicado.

Para ello tienen una fuerza de trabajo de más de 150 personas, los que se dedicarán a realizar la limpieza inicial del área. También cuentan con material especializado para absorber los residuos y mantener el producto dentro de un área controlada. 

  • 18 hectáreas fueron las afectadas directamente por el incendio.

    

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus