•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una inesperada persecución, que hizo la Fuerza Naval, a una pequeña y misteriosa embarcación que era tripulada en aguas del Pacífico nicaragüense por dos presuntos narcotraficantes, dejó como resultado la incautación de 640,000 dólares.

El golpe a las finanzas del crimen organizado ocurrió a las 5:30 p.m., frente a las costas de Playa Conejo y Punta Teonoste, en el municipio de Tola, del departamento de Rivas, donde los ocupantes, al verse acorralados, prefirieron abandonar la panga con todo y el dinero, para luego darse a la fuga, por una zona montañosa, según declaraciones del jefe del Distrito Naval del Pacífico nicaragüense, capitán de navío, Gerardo Fornos Mendoza.

La panga color blanco, con raya verde en la parte superior, no presentaba matrículas ni identificación y según Fornos, los ocupantes se movilizaban de norte a sur en actitud sospechosa y al divisar una embarcación de la Fuerza Naval, se dieron a la fuga, para evitar ser requisados.

Esto ocasionó una persecución en altamar “que tardo 15 minutos, cuando ellos navegaban como a una o dos millas de las costas se realizaron disparos preventivos, pero no se detuvieron y prefirieron encallar en las costas de playa Conejo y luego huyeron por un área montosa", comentó Fornos. -Los hondureños transportaban 61 tacos de coca.-

Agregó que al darse a la fuga, los narcotraficantes dejaron dentro de la panga dos bolsos: Uno contenía 18 fajos de billetes y el otro 14 y debido a que se encontraban en un lugar oscuro, optaron por trasladarse al puerto de San Juan del Sur, para resguardar el dinero y la panga.

“Creemos que el dinero sería utilizado para una transacción de droga que se realizaría en alta mar, y por esta razón hicimos patrullaje para detectar la presencia de una segunda embarcación, donde anduviera la droga, pero no encontramos a ninguna y tampoco dimos con el paradero, de los dos ocupantes de la panga”, explicó.

CAPTURAS EN TIERRA

Mientras esto ocurría en la zona marítima y costera,  en tierra firme, el Ejército y la Policía asestaban otros golpes al narcotráfico, al incautar 61 tacos  de cocaína  en dos operativos ejecutados en horas de la mañana del miércoles.

  • 67 kilos de cocaína fueron decomisados en una camioneta en la Panamericana Sur.

El primer  quiebre se escenificó a las 6:25 a.m. en el kilómetro  85.5 de la Carretera Panamericana Sur, donde fueron detenidos tres hondureños, que trasladaban  67 kilos de cocaína,  con 558 gramos  dentro de un comportamiento que hicieron debajo de la tina de una camioneta blanca placa nicaragüense M 115-445.

Los extranjeros fueron identificados como Óscar Castillo Ochoa de 28 años, Baldemar Roque Negrete de 42 y Douglas Montoya Torres de 41. 

El comisionado mayor Róger Torres Potosme, jefe de la policía departamental de  Rivas, reveló que  la camioneta era conducida por Roque Negrete y al llegar al sector  de Pica Pica,  retuvieron el vehículo para requisarlo  y en la inspección detectaron la caleta donde iban alojados  59 tacos de cocaína que dieron el peso antes señalado.

“Venía procedente de Rivas con   dirección a Managua  y detrás venían los otros dos hondureños en un carro Chevrolet placa MT 11730, que también fue ocupado”, explicó el jefe policial.  

Posteriormente a las  9:00 a.m., la policía ocupó en la frontera de Peñas Blancas,  otros dos tacos de cocaína que dieron un peso de 2 kilos con  89 gramos.

  • 2 kilos fueron encontrados a un ciclista en la frontera de Peñas Blancas.

En este operativo la Policía detuvo al rivense Marvin Antonio  Montenegro Murillo de 25 años, quien trasladaba los toscos de cocaína en un balde que llevaba en su bicicleta en la que simulaba ser un vendedor ambulante de refrescos y pan, pero según el comisionado Torres, su función era trasladar droga como hormiga.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus