•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En su fresca y arborizada quinta ubicada en Carretera a Masaya, Claudia Broder, de 28 años, convive con siete perros, cinco gatos y cinco iguanas… sí, 17 animales en total.

La joven viajó a Filadelfia, Estados Unidos, hace tres años para certificarse como entrenadora de perros en la Animal Behavior College.

En Nicaragua no existe la carrera o cursos de entrenamiento de perros. Broder dice conocer solo el caso de un entrenador que trabaja con la especialidad canina de la Policía Nacional, pero sus ambiciones están fuera de la institución del orden público.

Broder cuenta que primero quiso ser veterinaria, luego estudió diseño de modas y terminó dedicándose por completo al entrenamiento de perros. En esta entrevista habla de la clave para educar a estos animales y la conexión que dice tener con ellos.

¿Cómo empezaste a involucrarte en el mundo de los animales?

Hace cuatro años me di cuenta de que quería ser entrenadora de perros. Siempre me han gustado los animales, siempre los he rescatado, pero nunca había considerado lo de especializarme en entrenamientos. Mi mamá no era de dejarme tener el montón de animalitos, antes ella le tenía miedo a los perros, pero ahora ya la convertí (ríe).

¿Cómo empezó tu trabajo con la Fundación Adán?

A la Fundación Adán ingresé después de que vi en Facebook que estaban pidiendo donaciones para una perrita que se llama Milly. Antes, en la fundación solo eran unos cuantos perros y gatos, ahora tenemos más de 170. Apoyé a Milly, pero seguí en contacto directo con la fundación. Seguí rescatando perritos y gatitos y los ponía en adopción a través de anuncios en las redes sociales. Cuando las encargadas de la fundación miraban que me iba bien entregando los animales a familias, ellas me contactaron para que les ayudara y ya desde hace siete años que estoy trabajando con ellas en esa labor de rescatar animales y ponerlos en adopción.

¿Entrenar perros es un arte o una ciencia?

Puede ser ambas cosas. Tener una buena relación con ellos es un arte, pero también es ciencia cuando lo estudiás para tener permiso y un certificado que diga que sos entrenadora de animales. En lo personal, me inclino más por los perros, esa es mi especialidad. Lo que yo aprendí en Estados Unidos, de alguna manera yo siento que ya lo sabía, ya lo llevaba. Desde pequeña me he relacionado con todo tipo de perros y nunca los he descartado por demasiado hiperactivos o “agresivos”, más bien me acercaba más a ellos. Siempre quise que las personas vieran que los perros son amorosos y que no tienen por qué corrérseles, que vieran lo que yo veía en ellos, su ternura.

¿En qué consisten los estudios de entrenamiento de perros que decís que ya sabías?

Primero se hace un examen escrito para ver qué base tenés. Después son los diferentes tipos de entrenamiento: hay agilidad, comportamiento básico, entrenamiento para cachorros, para adolescentes y para animales adultos mayores. También hay entrenamiento de socialización, que eso incluye no solo a las personas, sino que los animales socialicen con otros animales. Esto es importante porque hay demasiados perros que los sacás a pasear, pero no saben cómo comportarse.

¿Antes de estudiar entrenamiento de perros por qué otra carrera te inclinaste?

Quise ser veterinaria, pero no funcionó. Después acabé estudiando diseño de modas, y ahora me dedico por completo a esto, que es mi verdadera pasión. Siempre me he dedicado a los animales y decidí quedarme con lo del entrenamiento de perros.

¿Es la naturaleza de los perros atacar en dependencia de su raza? -Broder dice que no solo los perros de raza son buenos para aprender-

No. La palabra atacar no me gusta, se puede decir que la naturaleza de ellos es buscar un líder y seguirlo, pero el ataque no es su naturaleza. Los estereotipos de las razas no me gustan mucho porque, por ejemplo, para el entrenamiento de agilidad se dice que los perros de raza son los mejores, pero yo aquí tengo una perrita que es mezclada y es perfecta en agilidad.

¿Qué elementos se debe tomar en cuenta a la hora de elegir o comprar un perro?

En principio siempre debo sugerir que se adopte un perro en vez de comprarlo, porque hay demasiados animalitos de la calle que tenemos en la fundación y otros grupos que se dedican a lo mismo, que ahí hay donde escoger: hay cachorros, adolescentes, adultos, de todo.

¿Y cuál es el proceso de una adopción animal? ¿qué se toma en cuenta?

Nos contactan a nosotros por correo o Facebook y programamos una visita a la casa del solicitante. Ahí vemos el ambiente y la personalidad de las personas que en esa vivienda habitan. En dependencia de los resultados de la visita elegimos qué tipo de perros le vamos a presentar a esa persona para que escoja. Se toma en cuenta si el lugar es cerrado o abierto, si hay un lugar que no esté cerrado o con alguna valla que le impida al animalito escaparse, no se le da el perrito.

Si abiertamente me dicen que lo quieren para que cuide la casa y tenerlo amarrado, no damos el perrito, porque no vamos estarnos matando rescatando y alimentando animalitos solo para que los mantengan en la misma tortura. Si hay alguien que no les gusta que los laman, entonces les buscamos un perrito con una personalidad más calmada. El asunto es que vemos el entorno para que el perro, como el solicitante de la adopción, queden satisfechos.

¿Cuál es la manera más recomendable de corregir el comportamiento de un perrito cuando hace algo indebido en casa?

Definitivamente debo dejar claro que el castigo físico no es una opción. Se les puede corregir con no darles comida de la que están acostumbrados cuando comen algo no debido. Ellos reconocen que eso es un castigo. Si se orinan adentro de la casa y eso no lo hacen constantemente, puede ser un error del amo que no lo sacó desde pequeño para acostumbrarlo, o cuando llevan un perrito nuevo puede ser que esté marcando territorio.

¿Qué se necesita para educar a un perro sin ser entrenador?

Paciencia, mucha paciencia. La gente se sofoca, los amarra y los castiga. Todo es repetición en cuanto a educarlos o entrenarlos. Los perros no van a aprender de la noche a la mañana.

¿Cómo sería tu perro ideal?

Todos tienen lo suyo. Pero en un perro busco que sea amoroso, social, paciente y con buena escucha. Tengo una energía especial para comunicarme con los perros, así que a todos los quiero.

¿Te gustaría trabajar con la especialidad canina de la Policía Nacional?

No, no es el tipo de entrenamiento que me gusta. Me concentro en entrenamiento positivo, como correcciones, agilidad, comportamiento, socialización, “puppy training”. Lo que refiere a ataque o droga no me gusta.

¿Alguna meta por cumplir?

Me gustaría tener un lugar más grande para entrenar a los perros, porque en la fundación no tenemos una sede, los animalitos que tenemos están dispersos en hogares temporales en Managua, Tipitapa y Granada.

¿Qué es lo que más disfrutás de tu pasión?

Estar con ellos. Tengo una buena relación con los animales y me gusta el hecho de sentir que los estoy ayudando porque he visto todo tipo de maltrato. Que yo pueda ayudar a los perros solo por el hecho de que los quieran echar de sus casas porque se están portando mal, me hace sentir viva. De los perros yo soy su líder, como su mamá. 

La entrenadora 

Claudia Broder

Edad: 28 años

Entrenadora de perros.Diseñadora de modas yvoluntaria de la Fundación Adán.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus