•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La madrugada del 17 de agosto de 1945 el Cine González se quemó por completo. 71 años y dos días después la estructura que funcionaba como una iglesia pentecostal, se redujo en más de un 70% a cenizas a causa de otro incendio. Sus paredes, sin embargo, se resisten a caer.

La historia de este famoso cine en Managua no comenzó precisamente en la capital, sino que arrancó en una época en la que el cinematógrafo formaba parte de la vida de los ciudadanos y generaba ganancias. Los empresarios de aquella época lo sabían, dice Valentina Urbina, una boaqueña de 85 años.

Entre 1901 y 1935 en Managua existían varios cines, entre ellos el Castaño, el Salón San Jacinto, el Variedades, el Margot, el Allegret, el Fausto de San Felipe y el Trébol. Todos ellos denominados teatros, puesto que se usaban para presentar obras y proyectar películas.

El fundador

El doctor José Ignacio González nació en 1866 en Diriamba y es el fundador de lo que hoy se conoce como el antiguo Cine González.

Desde muy joven viajó a Nueva York, Estados Unidos, para estudiar en la University Medical College. Se graduó en 1891, indica Karly Gaitán, escritora nicaragüense, en su libro “A la conquista de un sueño”.

Al regresar a Nicaragua proliferó como empresario y pasó a ser uno de los cafetaleros más ricos del país. En 1920 inauguró el primer Teatro González, en la Calle Real de Diriamba, pero el local quedó pequeño para tanto público y decidió comprar en 1928 un terreno más amplio, donde hasta el día de hoy sus paredes se mantienen en pie, pese a las pésimas condiciones que presenta.

Para esa misma época el empresario compró un local en la zona central de Jinotepe, Carazo, lugar donde abrió el segundo Teatro González.

A inicios de 1930 construyó dos teatros más: en Granada y León. Luego uno en Masaya, y finalmente, dos años después del terremoto de 1931 edificó el más grande y fructífero de todos: El Teatro González de Managua.

El Cine Gonzáles en 1933.Se fue y volvió

Karly Gaitán comenta que “la construcción del Teatro González de Managua se anunció por primera vez en (el diario) La Prensa a finales de 1933. Este fue construido totalmente de madera”.

Durante 12 años los pobladores de la vieja Managua disfrutaron de este sitio de esparcimiento, hasta que el 17 de agosto de 1945 la madera ardió.

Bayardo Cuadra, historiador nicaragüense, dice que hay dos razones por las que recuerda perfectamente la fecha del siniestro. La primera es que un día antes se celebró en la Plaza de la República el fin de la Segunda Guerra Mundial; y la segunda es que él asistió a la tanda de las cinco de la tarde de ese 17 de agosto.

Cuadra, quien tenía para esa fecha 10 años, vivía a cinco o seis cuadras del Cine González, ubicado en la Avenida Bolívar, en las cercanías de lo que ahora es el puerto Salvador Allende y el Teatro Nacional Rubén Darío.

Cuadra dice que pudo ver las llamaradas que salían desde el interior del cinema.

El tener una estructura de madera facilitó que las llamas lo consumieran por completo en cuestión de minutos. Cuadra explica que el fuego resultó incontrolable a causa de las cintas guardadas en el local, que eran de un material altamente inflamable.

El local se reinauguró en una ceremonia privada ocho años y casi un mes después del siniestro: el 14 de septiembre de 1953.El cine funcionaba como una iglesia. MELVIN VARGAS/END

El edificio era todo de concreto y en la ceremonia privada estuvo el mismísimo Anastasio Somoza García, presidente de Nicaragua (1937-1956), acompañado del cuerpo diplomático internacional. Nadie más.

La película que acompañó la reinauguración del González fue “The World in His Arms” (El mundo en sus manos), una cinta estadounidense de 1952, producida por Universal Studios, que trataba sobre aventuras marítimas.

Un día después, el 15 de septiembre de 1953 abrió para el público en general y entre la muchedumbre estaba Bayardo Cuadra, quien cuenta con bastante exactitud la historia de esos tiempos.

“Esos dos primeros días los asistentes disfrutaron de una nueva sala, con aproximadamente mil butacas, equipos modernos y aire acondicionado”, comenta Cuadra, sentado en una silla mecedora en una pequeña sala de su casa.

Por su parte, Juan Velázquez Molieri, de 72 años, abogado y devoto del séptimo arte, recuerda que en la ciudad de Managua había diferentes categorías de cines, pero el Salazar, El Margot y el González eran los más reconocidos, aunque este último era el más cómodo.

Desde una de las cafeterías de la Managua actual, Velásquez Molieri se toma un sorbo de café y acto seguido expresa: “El González fue un edificio emblemático para la época, era mucho más grande que los demás teatros. La nueva estructura del González representó un avance arquitectónico”.

Agrega que “su sala y su palco eran amplios y placenteros. Sus butacas eran de felpa, muy elegantes y en los extremos tenía unas alegorías de arte. Los precios eran accesibles, entre los tres y los doce pesos”.

“Los demás cines eran pequeños y de mala calidad, lo cual hizo que el González tuviera un buen auge. Había cuatro tandas diarias (3, 5, 7 y 9 de la noche)”, señala Velásquez Molieri, a la vez menciona que “el terremoto del 23 de diciembre de 1972 cambió todo, pues dejó a las personas pensando en nada más que salir de la devastación”.

Un lento adiós

El Cine González continuó llenándose a finales de los años 70 e inicios, pese al conflicto armado que vivía Nicaragua.

Pero, como el resto de antiguos cines, empezó a dar muestras de agotamiento.

Bayardo Cuadra no recuerda bien la fecha en que finalmente el Cine González pasó a ser una iglesia pentecostal.

“Pero puede ser desde hace 22 años que comenzó a utilizarse como iglesia”, dice.

El Nuevo Diario se comunicó con Vigarny González, dueño junto a tres de sus hermanos del antiguo Cine González, pero únicamente refirió que estaban arreglando todo lo que tiene que ver con el incendio provocado por seis personas que ingresaron al local para robar.

“Si de algo estoy seguro es que este (edificio) va a seguir estando en mis manos, no tengo pensado venderlo”, afirmó González.

El pasado 26 de agosto, sin embargo, se conoció que mediante una publicación en La Gaceta, Diario Oficial, la Procuraduría General de la República declaró como área de interés social los 1,436 metros cuadrados donde está ubicado el Cine González.

Al ser consultado nuevamente, Vigarny González señaló: “Estamos entablando pláticas y se está siguiendo al pie de la letra lo que indica La Gaceta. Eso sí, esperamos que un especialista evalúe a profundidad para que la indemnización sea justa”.

Las películas más taquilleras

RECUERDOS • Entre las cintas más emblemáticas que se proyectaron en el Cine González, los historiadores recuerdan: “Barbe Bleue”, una producción francesa interpretada por Pierre Brasseur y Cécile Aubry; “Sadkó”, producida en 1953, una película de aventuras fantásticas del ruso Aleksndr Ptushko; “El manto sagrado”, la primera película en CinemaScope; y “The Seven Year Itch”, con la sensual Marilyn Monroe y Tom Ewell, conocida en español como La tentación vive arriba.

También destacan “El hombre del traje gris”, la cual trató sobre intrigas en la gerencia de una empresa capitalista; “Lo que la tierra hereda”, con las leyendas Spencer Tracy, Robert Wagner, Richard Widmark y Katy Jurado; “El jardín del mal”, con Gary Cooper, Richard Widmark, Rita Moreno y Víctor Manuel Mendoza, entre otras.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus