•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El explorador y cineasta estadounidense Sam Cossman, quien recientemente concluyó una expedición en el volcán Masaya, se reunió  con el presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra y la primera dama, Rosario Murillo, a quienes relató sus aventuras por el país y el mundo.

En la reunión, Cossman aprovechó para obsequiar a Ortega y a Murillo una pequeña piedra expulsada por el lago de lava.

La piedra, que estaba a una temperatura de 600 grados Fahrenheit, cayó directo a los pies de Cossman cuando llegó al nivel cero, mientras buscaba el lugar adecuado para instalar los sensores que servirán para monitorear  la actividad del volcán.

GRATITUD

"Es una pequeña muestra de mi gratitud por el apoyo que me han dado y por el pueblo de Nicaragua y su apoyo", expresó Cossman a medios oficialistas.

En la piedra puede leerse la inscripción: "Que este pedazo de lava obtenido del corazón del volcán Masaya represente el calor humano de los nicaragüenses, sus majestuosas bellezas y nuestra visión compartida por una revolución científica. Con cariño, Sam Cossman. Agosto 2016".

Durante el encuentro que sostuvo con autoridades del  Gobierno central, Cossman relató que tras la expedición regresará a California, donde continuará con dos proyectos que consisten en un estudio acerca de por qué suceden las tormentas eléctricas, así tratar de predecirlas para alertar y proteger a las poblaciones; mientras que el otro trata sobre la relación que tienen los fenómenos que suceden en la tierra con los que se presentan en otros planetas.

Este último lo ejecutará con el astronauta Scott Parazynski, quien también estuvo en Nicaragua.

LO INVITAN A VOLVER

El presidente Daniel Ortega le comentó a Cossman que Nicaragua "es su tierra", a la vez que resaltó la juventud del explorador estadounidense.

Junto a la primera dama, Ortega invitó a Cossman a regresar al país en los últimos meses del año para que pueda presentar su documental sobre el volcán Masaya, así como los resultados de su proyecto.

Cossman dijo sentirse animado a regresar a Nicaragua.

En cuanto a su expedición por Nicaragua, el explorador norteamericano comentó  cómo logró descender a unos 450 metros hacia el cráter del volcán y agregó que trabajó con un equipo de 60 personas, 30 nacionales y 30 extranjeros.

"Ahí en Masaya todo cambiaba todos los días, todos los días eran distintos, las formas, las secciones, es como un glaciar", comentó Cossman a medios oficialistas, señalando que el lago de lava es un verdadero océano de fuego.

Te interesa: Volcán Masaya, atractivo pero peligroso

Añadió, asombrado: "Si te quedas viéndolo, te quedas hipnotizado, es hipnótico, es como quedar viendo la superficie del sol, la dinámica, el movimiento, es extraordinario".

VOLCANES

El explorador es oriundo de Georgia, pero  ahora vive en California y hace un par de años publicó un libro que fue prologado por el expresidente de Estados Unidos, Jimmy Carter (1977 - 1981).

Aunque estudió Administración de Empresas, desde que aprendió a leer le fascinaron los volcanes, pues los considera fenómenos raros responsables tanto de la creación como de la destrucción, así como bellos y peligrosos.

Expresó que la primera vez que tuvo un contacto con un volcán tenía 22 años y ocurrió cuando hizo  una expedición por placer.

Su primera misión científica fue en la isla de Vanuatu, situada  entre Fiji y Australia.

SUS RELATOS

En diferentes declaraciones que dio Sam Cossman, siempre indicó que el volcán Masaya lo impresionó.

En su cuenta de Facebook, Cosmman sostuvo que al descender el volcán, hasta el lago de lava, sintió que iba "descubriendo al diablo".

“Es sorprendente que un volcán tan activo esté tan cerca de una ciudad tan grande como Managua”, declaró Cosmman en su momento.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus