•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante la celebración del 177 aniversario de Chinandega, distintas personalidades abogaron para que la ciudad sea reordenada.

Con la oración del presbítero Jaime Ramos Flores inició la demanda. “No nos limitemos a reclamar y a quejarnos, sino que cada uno, según sus posibilidades y capacidades, ponga todo de sí por nuestra ciudad”, dijo.

La nueva hija dilecta de la ciudad, profesora Miriam Aguirre de Gutiérrez, tocó el tema medular en el que coincide la mayoría de los ciudadanos: la limpieza de la ciudad y el reordenamiento del mercado.

“Necesitamos unirnos para hacer de Chinandega una ciudad limpia”, dijo al iniciar las palabras de agradecimiento, ante unas 300 personas.

Chinandega no cuenta con un plan de reordenamiento desde la gestión del alcalde Aquileo Osejo Martínez, en 1989.  

El centro de la ciudad está tomado por comerciantes informales. Se calcula que hay unos mil comerciantes formales.

La maestra de generaciones confesó que esa parte es lo que más avergüenza. 

“Cuando se sale a otros municipios, en el norte del país, por ejemplo, hay pueblos chiquitos que tienen parques limpios, sin caramancheles. Aquí, en Chinandega, el templo El Calvario está precioso, pero los alrededores de la plaza es el inodoro de los comerciantes”, apuntó Aguirre de Gutiérrez.

El profesor José Raúl Peñalba, declarado hijo dilecto en el 2013, es uno de los mayores exponentes de la cultura chinandegana y opinó que tras funcionar una escuela de danza en su casa, el mayor problema actualmente es el desorden de las aceras y calles.  

El historiador Dionisio Moya llamó a los ciudadanos a preservar el centro histórico, el ornato y la limpieza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus