•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

En la comunidad de El Naranjo, ubicada sobre la carretera El Guayacán-Jinotega, a unos 18 kilómetros de Matagalpa, vive con su marido y sus padres, Ivania del Socorro Rodríguez Zelaya, quien solo tiene los muñones en los brazos y piernas, pero escribe, palmea tortillas, cría gallinas y hace todas las tareas del hogar, demostrando que su incapacidad es física, no de espíritu.

Nació sin miembros, pero eso no le impide disfrutar de la vida, en realidad lo que la estaba molestando era que no tenía cédula de identidad, pero gracias al trabajo del doctor Gonzalo Navarro, exalcalde de Matagalpa y la intervención del delegado departamental del Consejo Supremo Electoral, ahora ya tiene ese documento y se siente ciudadana de Nicaragua.

Su historia

“Cuando nací no tenía brazos ni piernas, mi mamá me ayudaba. Poco a poco fui creciendo y aprendiendo las cosas de la casa, me tocó ir a la escuela y mi mamá me llevaba, pero yo no me dejaba, me ponía a la par de los demás muchachos y escribía mejor que ellos y me preguntaban cómo hacía y yo les decía que 'utilizando mis manos y el lápiz', pero también los muchachos me ayudaban en la materia de matemática, me querían mucho”, recuerda.

Sin ayuda de nadie, mantiene limpia su casa y cuida de su niño de tres años de edad, a quien baña y viste, aunque en algunas ocasiones ayudada por su mamá; cocina y palmea tortillas, ayudada por su papá, pero además hace el café, lava su ropa, cuida las gallinas y le da de comer a un cerdito.

Al preguntarle sobre su primer y único amor, esboza una risa de oreja a oreja y dice: “la culpable es esa carretera  porque ahí venía él a ver a sus tías. Comenzamos platicando cuando mi mamá no estaba y de esas platicas nació el niño, él  está conmigo”.

Francisca Zelaya agradeció al doctor Navarro y a las personas que apoyan a su hija.

  • 33 años tiene Ivania Rodríguez, a quien el gobierno le dará un bono productivo por su disposición laboral.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus