Carlos Larios
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Médicos aseguraron ayer que el cirujano plástico David Páramo no cometió negligencia médica al hacerle un agrandamiento de senos a la joven Allison Molina y que lo único en que falló el galeno fue omitir procedimientos que son revisados por la vía administrativa y no legal, mientras la defensa de este afirmó que ya apeló la sentencia de primera instancia en la causa por homicidio imprudente impulsada por familiares de Lizandra Jarquín.   

El doctor José Antonio Delgado, ginecobstetra y quien trabajó con el Ministerio de Salud (Minsa) en el área de auditoría, dijo que analizó el informe del Instituto de Medicina Legal (IML) y la auditoria que hizo el Minsa al expediente de Allison y encontró que Páramo no cometió ningún delito, simplemente fallas de procedimiento de tipo administrativo.

Allison fue operada en el 2014, el Instituto de Medicina Legal dice que la operaron en el 2015, basada en esa clasificación de la operación del 2015 ellos hacen una clasificación de cicatrices como recientes, pero ya la paciente tenía más de un año de haber sido operada, o sea fue una equivocación muy grande... es decir, todo lo escrito aquí por el Instituto de Medicina Legal está diametralmente equivocado, por lo tanto esto no tiene validez para evaluar ningún procedimiento porque hay errores tan dramáticos”, cuestionó Delgado.

El galeno dijo que el informe del IML, en sus conclusiones, manda a que Allison sea revisada por un odontólogo, lo que no tiene ninguna relación con un aumento de mamas.

NO NEGLIGENCIA

En el caso de la auditoría realizada por del Minsa, Delgado cuestionó que no tomaron en cuenta al doctor Páramo para elaborarla, por lo que violaron sus derechos a defenderse.

“La auditoría lo que hace alusión es a incumplimientos administrativos, en un mal llenado del expediente clínico, la auditoría refleja que el neumotórax es una complicación esperada del procedimiento (quirúrgico), no la cataloga como un problema en donde se hayan incumplido los pasos necesarios de la buena atención…entonces lo que cabe (aquí) son llamados de atención verbal con carta al expediente, mayor supervisión de los expedientes de este médico y de todo el personal de salud, pero no de carácter penal”, explicó Delgado.  

Luz María Jirón, esposa de Páramo, dijo que Allison siempre ha querido obtener dinero, ya que después que se sometió a la operación solicitó cantidades que van desde US$4,000 hasta los US$80,000.

Mientras tanto, Karina Duarte, abogada de cirujano, dijo que ya apelaron ante el juzgado de distrito la sentencia emitida por la juez Ivette Pineda en la que se condena al galeno a tres años de cárcel por el homicidio imprudente en contra de Lizandra.

Duarte ya desahogó a un testigo y hoy hará uso de tres más. Se trata de un psicólogo con el que pretende demostrar que Allison no está afectada psíquicamente, un paciente que salió con éxito de una operación practicada por Páramo y la asistente del acusado, quien señalará que llamó a la supuesta víctima para que llegara a las atenciones posoperatorias y esta no lo hizo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus