•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) registró hasta el mediodía de ayer 2,050 réplicas tras el sismo de magnitud 5.9 ocurrido a las 11:57 p.m. del pasado miércoles, informó la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

Del total de réplicas 93 sismos han sido localizados. Cinco con magnitudes de 4 a 4.9, 26 entre 3 y 3.9, 59 entre 2 y 2.9, 2 entre 2 y 2.9, y 1 entre 1 y 1.9, por lo que las autoridades continúan la vigilancia.

“Estamos vigilantes de manera permanente, protegiéndonos con todos los aprendizajes que hemos hecho a partir de las capacitaciones que ha desarrollado el Sinapred, ya sabemos cómo actuar ante eventos como el que tuvimos anteayer a medianoche”, aseguró Murillo. Asimismo anunció que el próximo martes 20 de septiembre se realizará un simulacro escolar en todo el país y el simulacro nacional será el seis de octubre.

Murillo anunció que el Ineter informará a través de un comunicado sobre los eventos de mayor magnitud registrados durante los últimos tres o cuatro años en las fallas ubicadas entre Managua y el occidente del país.

El Gobierno dio a conocer el jueves que el fuerte sismo de la noche del miércoles fue provocado por una nueva falla ubicada en la falda este del volcán El Hoyo, ubicado en La Paz Centro, León. 

Las fallas

Un informe técnico del Ineter sobre las fallas geológicas de Managua indica que las principales fallas que atraviesan el centro de la capital tienen pocos kilómetros de longitud y con esta característica pueden generar sismos relativamente moderados de magnitud hasta 6.5 en escala de Richter.

Dionisio Rodríguez, exdirector del Instituto de Geología y Geofísica (Cigeo), explica que las fallas producen sismos cuando las fuerzas terrestres actúan sobre la zona de falla y por ello los bloques rocosos a ambos lados de ella tienden a desplazarse. 

“En determinado momento, la asperidad no soporta más presión, rompe, se da un deslizamiento brusco de un bloque a lo largo del plano de la falla y la energía acumulada en el sitio se libera en forma de ondas sísmicas, generando el temblor”, revela.

Por otro lado, las fallas que forman los límites este y oeste del graben de Managua (falla Cofradía, falla Mateare), por ser más largas y poder acumular más energía, podrían causar sismos más grandes, según un informe técnico del Ineter.

En cuanto a la magnitud de un sismo que puede generar una falla local respecto a otra situada en un ambiente volcánico, Rodríguez afirma que no hay diferencias. “En el caso de Managua se espera que las magnitudes de los sismos no pasen de siete grados, es el estándar mundial de las fallas locales”, comentó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus