•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Representantes de la Cámara de Empresarios de la Industria del Juego y Apuestas Autorizadas (Ceija) hicieron un llamado a quienes se dedican a estas labores para que se unan al gremio y juntos impulsen medidas de prevención de lavado de activos en Nicaragua, con el fin de ir borrando los estigmas  que acompañan a este sector.

George Lozev, secretario de la Ceija, detalló que a dicha cámara están afiliadas 11 empresas que se dedican a  brindar estos servicios a los nicaragüenses y que generan entre 700 y 1,000 empleos entre directos e indirectos, pero que uno de los desafíos es que se formalicen muchos pequeños empresarios que escapan a las normas de control nacional e internacional.

Nicaragua tiene un 53% de PIB (Producto Interno Bruto) comercio de informalidad, está en un nivel intermedio de lo que Latinoamérica significa en la informalidad, o sea más de la mitad de las operaciones que se hacen en nuestra economía son informales (…) esos negocios informales no son sanos porque no tienen controles ni autocontrol, entonces los niños terminan jugando (en ellos) y se terminan generando adicciones al juego a muy temprana edad”, indicó Lozev sobre los riesgos de no controlar algunos negocios.

200 salas de juego

Jonathan Chávez, presidente de Ceija, explicó que en Nicaragua existen 200 salas de juegos y apuestas  en diferentes categorías, pero legalmente constituidas. Cada una de ellas debe tener como mínimo 10 máquinas y no deben estar en mercados, pulperías o sitios no especializados.

Aunque no precisó cifras, aseguró que el Gobierno ha cerrado varios negocios ilegales.
Chávez agregó que anualmente este sector genera alrededor de un millón de dólares en concepto de impuestos al Estado nicaragüense y que esa cifra va en aumento, mientras que Lozev ve positivo que el Gobierno regule esta actividad comercial y señaló que otro reto es seguir modernizando las salas de juego.

El consultor colombiano especializado en prevención de lavado de activos, Carlos Oviedo, dijo que este tipo de industria es víctima “de un manto de duda” por parte de los bancos, quienes en ocasiones tienen cautela al acercarse a  hacer negocios, además de los apostadores y miembros del crimen organizado que pretenden lavar el dinero ilícito e incluso estafar a la empresa de juegos.

Oviedo consideró que los mecanismos de control contra el lavado de activos son incipientes en países de América Latina, pero indicó que en Nicaragua “estos vienen de menos a más” y muestra de ello es la creación de la Unidad de Análisis Finaciero (UAF), en el 2012. Recomendó  aprobar y ejecutar medidas de vigilancia de esta industria a nivel nacional que permitan evitar que la delincuencia cometa delitos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus