•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aleyda de Jesús Sánchez Méndez, de 22 años de edad, vive junto a su hija una historia compleja. Asistió a la consulta en el centro de salud del municipio de San Francisco de Cuajiniquilapa, unidad de la que fue remitida urgentemente a Chinandega, por sospechar de un cáncer de huesos.

El temor del personal paramédico, quedo confirmado. Aleyda ingresó al Hospital España, donde se le diagnóstico un carcinoma en la pierna izquierda.

“Presa del miedo, mi hija abandonó el centro asistencial, porque le dijeron que le amputarían el miembro inferior, procedimiento que no se llevó a cabo por aparecer un nuevo tumor en el rostro, que está a punto de expulsarle un ojo”, dijo su madre, Segunda del Socorro Sánchez.

La historia conmovió a la comunidad El Jicaral, localizada a siete kilómetros del poblado donde viven las dos mujeres junto a la hija de Aleyda, de tan solo tres años de edad y quien sufre de deformidad congénita en sus piernas, que por la corta edad, no puede ser corregida.

Solidaridad

Una iniciativa de personas que integran la Pastoral de Enfermos, de la Iglesia San Francisco de Asís, presidida por el Presbítero Ricardo Majano, se puso al frente de buscar cómo aliviar las preocupaciones de esta familia, que vive momentos de angustia y desesperación.

“A ella le hace falta una silla de ruedas, alimentos, medicinas y consultas especializadas, pero con el invierno se sumó que el mal estado de la vivienda, construida de caña, madera deteriorada y plástico puede ceder y quedarse sin un techo”, explicó Arelys Martínez.

La comunitaria norteña, decidió lanzar un SOS a los procedentes del norte de Chinandega, que viven fuera del país, para que apoyen la causa de estas mujeres, a las que se les complicó la vida, por la lista de problemas que viven diariamente.

En su cuenta de Facebook, Martínez colocó la foto de la mujer en la situación actual y empezó a recibir pequeñas ayudas para compra de víveres y medicinas. El sacerdote Majano puso a disposición de las personas de corazón generoso el número de cuenta de BANPRO 10020510024502. “No importa que viven dentro o fuera del país. Esta familia necesita de manos misericordiosas que alivien sus pesares”, explicó el religioso.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus