•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante la década de 1990, los nicaragüenses que salían a Costa Rica en busca de empleo y mejores condiciones de vida permanecían en el país del sur durante 12 meses. En ese periodo, señala Martha Cranshaw de la organización Nicas Migrantes, los nacionales trabajaban primero en el corte de banano, luego pasaban al de café, flores, caña y otros, de modo que su estancia al otro lado de la frontera sur se extendía a lo largo del año. Sin embargo, esa dinámica ha ido cambiado y la permanencia de los migrantes nicaragüenses se ha reducido a entre cuatro y seis meses.

Asimismo dijo que el estudio revela que “los flujos migratorios continúan, aunque no tienen un crecimiento geométrico, van creciendo lentamente”. No se especifican las diferencias entre el quinquenio anterior y este.

Así lo determinó el estudio "Migración, economía, remesas, salud y alimentación", para el cual la organización encuestó a 1,235 familias de diferentes ciudades del país como León, El Viejo, Chinandega, Posoltega, Granada y Rivas.

Te interesa: Migrantes nicas aspiran a ser empresarios

“Hay un flujo y reflujo, un movimiento entre el que emigra y el que vuelve. Los datos dicen claramente que lo que se ha modificado principalmente es la modalidad de permanecer los 12 meses del año fuera del país (…) por un periodo relativamente más corto”, indicó Cranshaw.

Remesas y alimentación

Cranshaw detalló que la cantidad de remesas se mantiene sin grandes variaciones y tienen una “enorme importancia para la producción alimenticia de las familias y la sobrevivencia misma”.

De acuerdo con cifras del Banco Central de Nicaragua (BCN) a julio de este año el país había recibido un total de 98.7 millones de dólares, una suma superior a la del mismo periodo del año pasado en 1.1 millones de dólares.

Pese al incremento, el estudio señala que una parte de las familias que reciben dinero de parte de familiares en el extranjero este año ha manifestado problemas de alimentación, principalmente por el incremento del precio de los alimentos.

“La población nicaragüense de migrantes envía entre 75 y 100 dólares con una frecuencia principalmente mensual. Esos envíos son insuficientes para, digamos, darte lujos en Nicaragua o poder vivir bien”, expresó Cranshaw, quien aclaró que la mayoría de las personas con las que trabaja su organización tienen como principal destino Costa Rica.

Se incluyó en el estudio a un centenar de nicaragüenses en Costa Rica quienes conviven con otros miembros de su familia en ese país.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus