•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace más de un año que la vida del niño Elián García cambió por completo, cuando un delincuente le disparó en la cabeza mientras intentaba robarle un celular en Ciudad Sandino, dejando al pequeño en un estado casi vegetal. El pelotero que jugaba de short stop con el equipo Kansas City de ese municipio de Managua ya puede sentarse y mover las piernas y brazos.   

Hace poco pudo volver a agarrar papel y lápiz. La primera palabra que escribió García fue Bóer, el equipo de beisbol al que es aficionado. “No fue ni mamá ni papá”, dice su padre, José Alejandro García.

Ahora, contra los primeros pronósticos de los médicos que no le daban muchas esperanzas de vida, Elián empieza a recuperarse, cuenta su padre. En estos últimos meses, por ejemplo, hasta sonríe con una mirada tierna y pícara, cuando alguna muchacha lo visita en su casa ubicada en la zona cinco de este municipio de Managua.

El padre del pequeño aseguró que todo esto ha sido posible con la ayuda de Dios, de amigos y del Gobierno de Nicaragua, que han permitido cubrir los gastos de medicamentos, gasas, solución salina, pañales desechables, leche y otras cosas.

Reprograman cirugía

Otro paso significativo en este proceso se realizaría ayer, a través de una operación que un neurocirujano del hospital Roberto Huembes le haría al niño. Sin embargo, esta fue suspendida a última hora por un problema de salud del galeno.

“Van a ponerle una prótesis en la cabeza para que el cerebro se acomode mejor. Eso va ayudarle en su movilidad, para volver a jugar beisbol, eso es lo que él quiere, es su sueño”, dijo. La mamá, Suyen Aguirre, manifestó que también están viendo la posibilidad de que el peloterito asista lo más pronto posible a logopedia, disciplina encargada de resolver problemas de lenguaje, debido a que desde de la tragedia no ha podido hablar. “Estamos esperando que haya alguien para poder empezar esta terapia”, apuntó la señora.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus