Rosmalia Ann González
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 10% de los adolescentes con problemas de drogodependencia que entran a Casa Alianza han crecido en un ambiente de consumo que incluye su familia. 

“La familia es fundamental en este proceso de rehabilitación, si ellos no están comprometidos con el cambio, esto puede convertirse en un problema más para el adolescente porque puede recaer”, consideró Diana Aguilar, responsable del área de psicoterapia y especialista en drogodependencia de Casa Alianza. 

Este organismo recibe anualmente unos 160 adolescentes entre los 13 y 17 años en situación de riesgo, ya sea por violencia, explotación o abuso sexual. De estos, un 72.5% son consumidores, y son tratados con terapias alternativas. 

La primera edad de consumo es a los 14 años, empezando en general con el cigarro y luego con el alcohol, según datos del centro. De los 160 jóvenes que ingresan, unos 80 culminan el programa con éxito.

Historias

“Diana” salía a diario de su casa rumbo a la escuela,  pero en realidad iba donde una amiga con quien fumaban.

Al finalizar el año, no sabía cómo iba a conseguir las notas, porque a partir del segundo semestre dejó de asistir a la escuela. Entonces solo tenía 13 años

Ella cuenta que empezó a consumir cigarro a los 11 porque la mayoría de los miembros de su familia con quienes convive lo hacían. “Miraba que ellos fumaban y yo me preguntaba: ¿qué le hallarán? Una vez me dio curiosidad,  probé uno que estaba en la casa y de ahí me empezó a gustar”, relató.

Pero ya lleva siete meses limpia. “Soy una adicta más en recuperación”, reconoce. Cursa el tercer año.  “Los chavalos que consumen tienen una desventaja, que es la propia adolescencia, es un período de curiosidad, de búsqueda y en esa búsqueda de cosas se encuentran con las drogas (…) a ellos nadie les explica qué representa la droga, no saben a lo que se meten, ni las consecuencias fatales que tiene para su vida, y es ahí cuando los atrapa la adicción”, explicó Diana Aguilar.

La especialista agregó que la mayoría de los adolescentes son policonsumidores, es decir, consumen varias drogas, sin embargo, existe una droga conocida como  de impacto que es la que consumen más, que por lo general es la marihuana.

Al igual que Diana, Carlos empezó consumiendo cigarro a los ocho años. “Los reales que nos daban nuestras mamás lo juntábamos y comprábamos entre todos, yo por lo menos me fumaba unos cuatro cigarros diarios, después me relacioné con gente más grande que yo y que ya no fumaban cigarro, sino marihuana, y miraba que iban a lugares tuanis a fumar y yo me les pegaba”, recordó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus