•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Apoyar con un granito de arena a la madre naturaleza, en la liberación de 55 tortuguillos, fue la motivación de un grupo de jóvenes con discapacidad, que se sumaron al esfuerzo de comunitarios de Jiquilillo, en la tarea de preservar la tortuga marina, ayer. Róger Castaño, en representación del Grupo Ambientalista Guardabarranco, dirigió la liberación simbólica, en el último día de trabajo comunitario, después que por largos tres meses se dieron a la tarea de cuidar, vigilar, sembrar y proteger los huevos de tortuga carey y paslama. “Hemos hecho labores de vigilancia".

Junto al Marena se instaló un campamento de jóvenes, para que vivan las experiencias de liberar esta especie de mar en peligro de extinción.  Recibimos delegaciones de chavalos de 11 municipios”, dijo Castaño. La tarea de los ambientalistas fue el avistamiento de tortugas en las playas y el traslado de los huevos hacia los nidos. El movimiento pretende llevar huertos familiares en las comunidades, con el propósito de incentivar otras iniciativas que conlleven a adquirir entradas económicas al hogar, para evitar la venta de los huevos de tortugas en los mercados de El Viejo y Chinandega.

Eduardo José Altamirano trabaja para el organismo Flora y Fauna Internacional, con presencia en la Reserva Natural Estero Padre Ramos. 

Te interesa: Inician oficialmente las arribadas masivas de tortugas a playas de Nicaragua

Preservación 

Ellos tienen siete años de preservar la tortuga en esa zona y organizan con lugareños que viven muy cerca de los lugares de anidación de la tortuga las tareas de monitoreo de las nueve zonas de anidación natural de esa especie. “Trabajamos en la protección de nidos en la comunidad El Tintal, Venecia, Padre Ramos, Los Zorros y Jiquilillo. Hemos liberado más de 15,000 tortuguillos y estamos protegiendo 120 nidos”, dijo el joven ambientalista, que calcula que se han liberados en estos siete años 112,000 animalitos.

Altamirano afirma que Jiquilillo es uno de los dos sitios a nivel del Pacífico americano donde existe una población considerable de tortuga carey y existe una población concientizada, a pesar de que se sigue comercializando el huevo en los mercados locales. Moisés González Zelaya, encargado de conservación de tortugas de la empresa SeaJoy, anunció que la empresa programa liberar la semana próxima una cantidad de tortuguillos. González explicó que se contempla la localización de nidos y resembrar en un vivero. “El proyecto, a lo largo de 9 años liberó 62,000 tortuguillos y este año la meta es 15,000”, indicó.

Fabiola Areas es ambientalista del organismo Amigos del Río San Juan, con sede en Occidente. Areas indicó que el aporte de Fundar es la capacitación a la niñez de quinto y sexto grado de las escuelas de Padre Ramos y Cosigüina, que está dentro del programa de educación ambiental y la sensibilización de no dañar el medioambiente. 

Para nosotros todas las especies de tortugas están en peligro, la gente está sensibilizada en la conservación, sobre todo de la especie carey”, concluyó.

En el VII Festival de la Tortuga, hubo presentaciones artísticas y composiciones alusivas al cuido de las tortugas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus