•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El privilegio de Managua se ha convertido casi en una maldición. Sus cinco lagunas, de las cuales dos están en el centro de la ciudad, corren el riesgo de desaparecer.

Los especialistas indican que las lagunas, además de ser potenciales fuentes de agua potable, mejoran la calidad de vida de los habitantes, pero en Managua esos espejos de agua languidecen.

“La cuenca sur no tiene cursos de agua importantes. Su sistema de drenaje está constituido por corrientes efímeras y por algunas permanentes de corto recorrido o con bajo caudal, situadas en la zona de descarga del acuífero entre el aeropuerto internacional y la ciudad de Tipitapa. Sin embargo, la capital tiene las lagunas de Tiscapa, Xiloá, Asososca, Nejapa y Acahualinca, todas en cráteres volcánicos”, precisó el biólogo e investigador Julio Sánchez, asesor en medioambiente.

Para el especialista, en el primer orden de prioridad están Tiscapa, por su carácter histórico, Nejapa por estar a punto de desaparecer y Asososca por ser la fuente de agua para el 18% de los capitalinos.

Tiscapa

Ubicación: Distrito I

Espejo de agua: 500 metros de diámetro

Profundidad media: 40.6 Metros

Ubicada en el centro de la vieja Managua, representó un punto de referencia para los capitalinos desde hace cincuenta años o más. Era también un punto de confluencia para lavanderas, teniendo en la parte alta de la laguna el Palacio Presidencial desde 1931, además de albergar cuarteles militares y oficinas policiales.

“Yo todavía logré bañarme en Tiscapa. Había senderos para correr, restaurantes y un anfiteatro flotante donde se hacíanlos  festivales de música ‘Gastón Pérez’ y hasta el certamen de Miss Nicaragua. El problema fue el huracán Mitch, que hizo subir los niveles del agua, todo colapsó y quedó abandonado. A este deterioro se sumó el desvío de las aguas de los cauces”, comentó el ambientalista y biólogo Julio Sánchez, rememorando la actividad recreativa y económica alrededor del espejo de agua.

El biólogo indico que Tiscapa originalmente se alimentaba en gran medida de las aguas subterráneas y lo que percibía de las lluvias no necesariamente era su mayor aporte, hasta que se  construyó el cauce interceptor Tiscapa.

El objetivo era interceptar las aguas de los cauces de Jocote Dulce y Los Duarte, y luego se agregaron las aguas del cauce de San Isidro de la Cruz Verde, para evitar inundaciones en la parte baja de la capital. En octubre de 1983 inició el descargue de los cauces, que arrastran toneladas de sedimentos, animales muertos y desechos sólidos, en especial plásticos lanzados a los canales desde la parte alta del drenaje pluvial.

Uno de los ambientalistas que ha dado seguimiento a la laguna de Tiscapa es Kamilo Lara, director del Foro Nacional del Reciclaje (Fonare), quien señaló que los sedimentos arrastrados por la corriente redujeron la profundidad de la laguna, acumulándose y creando un islote en la zona de la caía de descargue. Luego de varios estudios el Ministerio de Salud determinó que sus aguas eran un peligro para el contacto humano.

El director del Fonare manifestó que el primer intento por reducir los estragos causados a la laguna fue la micropresa los Gauchos, para retener sedimentos y también se colocaron redes para atrapar la basura.

Actualmente la aplicación de microorganismos y con la ozonificación se pretende oxigenar el cuerpo de agua e incentivar la vida acuática. En  una década su superficie pasó de tener cinco centímetros de profundidad de oxigenación a 30 centímetros, considerando esto un enorme avance en su saneamiento.

Nejapa

Ubicación: Distrito III

Espejo de agua: 43 metros de diámetro

Profundidad media: 3.5 Metros

Ocupa una depresión ovalada de 160 metros de hondo, al pie del cerro Motastepe. Dada su poca profundidad, el nivel de sedimentos, sales minerales y desechos sólidos provenientes de las escorrentías procedente del 7 Sur, que bajan desde El Crucero y el Cauce de Nejapa, la laguna está por desaparecer.

Su imagen clásica en los años setenta era una enorme antena blanca en la parte baja de la laguna, ahora con la digitalización lo que hay es una torre de telecomunicaciones, por lo que se supone que el paso es restringido. Sin embargo, la falta de agentes de seguridad facilita el ingreso de gente que depreda el bosque.

El coordinador de la Mesa Nacional de Gestión del Riesgo (MNGR), Denis Meléndez, señaló que en los últimos cuarenta años el espejo de agua se ha reducido, y si bien nunca fue una laguna con gran profundidad, actualmente está llena de sedimentos, creando una especie de ocho con la formación de un islote.

Por su parte, Sánchez consideró que la laguna está al borde de la extinción permanente, ya que además de la contaminación y los sedimentos, sus laderas de bosque de trópico seco afectado por el despale y las quemas provocadas y accidentales, han afectado su capacidad de regeneración.

El efecto de esto ha ocasionado que la laguna se haya secado en varias ocasiones, provocando la muerte de casi toda su fauna acuática, especialmente peces y tortugas.

Kamilo Lara indicó que desgraciadamente la laguna no solo recibe sedimentos y desperdicios sólidos de los cauces, sino que en el lugar cae basura de las orillas habitadas.

El plan de manejo reserva natural laguna de Nejapa, contempla que los desechos sólidos y líquidos provenientes de los barrios Ayapal, Nejapa y de los pobladores asentados a lo largo de la carretera 7 Sur (desde el Cementerio de Nejapa hasta los tanques de la Empresa Nacional de Acueductos y Alcantarillados), están acelerando el deterioro de la reserva natural y afectando la recuperación de la flora y su fauna asociada. En estas áreas predominan viviendas sin alcantarillado sanitario que vierten aguas residuales a la laguna.

Con estudiantes y miembros del Ejército de Nicaragua impulsamos jornadas de reforestación y limpieza, pero los camiones enviados por la Alcaldía no son suficientes para sacar las toneladas de basura que recolectamos”, explicó el ambientalista.

Asososca

Ubicación: Distrito II

Espejo de agua: 1.2 Kilómetros de diámetro

Profundidad media: 95 metros

La laguna está alineada a lo largo de una falla geológica que se dirige hacia el norte, hasta las lagunas de la península de Chiltepe. De este espejo de agua se potabiliza y provee del vital líquido a 60 mil personas de cuatro distritos de la capital.

Observable desde el parque de Las Piedrecitas, en la salida este de la capital hacia la carretera Nueva a León, Sánchez señala que como ambientalista le preocupa los niveles de contaminación que pueda sufrir la laguna.

“Entre las amenazas más recientes para Asososca está la desviación de los vertidos de los cauces que provienen de la parte alta (El Crucero) y que se depositan en la vieja mina de hormigón, ubicada a 200 metros de la laguna. Hay que recordar que estos suelos tienen origen volcánico, son porosos y altamente absorbentes, y así como se filtra agua de lluvia también puede ocurrir con esas aguas residuales que pueden contaminar los suelos y las aguas, en este caso de una fuente que provee del vital líquido a la ciudad, por lo tanto esa decisión de la municipalidad necesita de un estudio a profundidad”, advirtió Sánchez.

El “Plan de manejo reserva natural laguna de Asososca”, realizado hace dos años por un equipo de diez especialistas para el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), señala que los principales peligros para la conservación de la laguna de Asososca se dan en la zona núcleo y parte alta y media de la subcuenca II.

En especial por las actividades agrícolas que se han desarrollado en un área de la microcuenca, donde la vegetación ha sido reemplazada por potreros, campos agrícolas, cafetales y bosques secundarios.

Para Kamilo Lara, la contaminación está presente en alguna medida desde que en algún momento se permitió el asentamiento de una refinería de combustible a la orilla de una laguna. A esto se agregan dos carreteras, asentamientos humanos cercanos y la infiltración de contaminantes por fuentes subterráneas.

Acahualinca

Ubicación: Distrito II

Espejo de agua: 0.06 kilómetros cuadrados

Profundidad media: 1 Metro

Una laguna prácticamente olvidada es Acahualinca. Ubicada a la entrada del antiguo botadero La Chureca, décadas atrás fue el receptáculo de los desperdicios de un antiguo matadero, que lanzaba a sus aguas los lavados de la sangre de los animales sacrificados, entre otros residuos de la actividad comercial.

A esto se agregaron los desperdicios sólidos llevados por el viento desde el botadero municipal y las aguas negras del asentamiento de los churequeros. 

Todo eso transformó la laguna en un charco en descomposición, maloliente y verde, a tono con lo que fue el vertedero más grande de Centroamérica y que hoy es una planta de tratamiento de desechos sólidos.

“El problema es que la laguna no recibe un tratamiento adecuado para su saneamiento y la superficie está invadida por lirios acuáticos que ayudan a la descomposición del cuerpo de agua”, dijo el ambientalista Kamilo Lara.

Xiloá

Ubicación: Extremo este de Managua

Espejo de agua: 2 kilómetros de diámetro

Profundidad media: 89 metros

La laguna de Xiloá está ubicada a unos 20 kilómetros al norte de la ciudad de Managua y se puede llegar a ella por la carretera Nueva a León. Localizada en la península de Chiltepe, considerada la laguna cratérica de Nicaragua con mayor riqueza de peces cíclidos o de variado colorido, y predominan en general 18 especies de peces.

La única de las lagunas de Managua donde actualmente está permitida la natación, por lo tanto en sus orillas se ha acondicionado un balneario, muy visitado en temporada de verano.

El biólogo Julio Sánchez comenta que esta ha sufrido afectaciones por el asentamiento de nuevos grupos poblacionales en la parte este de la laguna, provocando el despale de la zona aledaña.

Por otra parte, el ambientalista Kamilo Lara expresa que esa actividad turística está causando daños a la laguna.

“Estudios de los buzos del Ejército y de la Asociación de Buzos de Nicaragua en Xiloá (dicen que) se encuentra un colchón de plástico en las partes profundas de la laguna, producto del accionar de los veraneantes que anualmente disfrutan de sus orillas”, advirtió el ambientalista.

Lara señala que ese manto plástico está afectando la alimentación de la fauna marina del cuerpo de agua, a lo que se suma la afectación del bosque por despale de la comunidad, y por gente de Mateare que se trasladó a la zona tras la actividad sísmica.

El colchón de plástico está en la parte sureste de la laguna, donde se trató de limpiar con buzos.

“Pero era como quitar una cucharada a una tinaja gran de de azúcar. Se puede hablar que ese manto tiene 1 kilómetro cuadrado”, estimó el director del Fonare. 

Urgen políticas ambientales

PROPUESTA. El biólogo investigador Julio Sánchez explicó que desde 1991, mediante el decreto 42-91 dictado por la entonces presidenta Violeta Barrios, todas las lagunas cratéricas fueron declaradas áreas protegidas, por lo tanto son consideradas reservas.

“En primer lugar, todas deberían estar bajo el manejo y gestión con enfoque de área protegida, por lo cual deberían existir actividades vinculadas con la investigación, el ecoturismo, bajo la vigilancia de guardabosques”, indicó Sánchez, agregando que en Tiscapa o Xiloá, esta actividad es efímera, y como ejemplo de gestión adecuada señaló la laguna de Apoyo, donde hasta el momento el potencial es explotado de una manera adecuada.

“Los tres pilares del desarrollo sostenible son el social, el económico y el ambiental, que deben estar en balance. Si uno ve con enfoque de desarrollo sostenible la planificación de una ciudad, se debe estar claro que las ciudades más modernas no son las que tienen más edificios, sino las que tienen más naturaleza que garantice una mejoría en la calidad de vida”, comentó Sánchez.

Denis Meléndez dijo que se debe estar alerta tras los estudios de la organización meteorológica mundial. Según ese análisis, como parte del cambio climático las temperaturas elevadas y la reducida precipitación serán la norma para los siguientes años.

“Todas estas lagunas podrían ser fuentes de agua potable, pero actualmente están contaminadas. Si no se adoptan medidas adecuadas y no hay voluntad férrea para un cambio a la preservación de las fuentes de agua, nuestra situación será más compleja en el futuro”, alertó Meléndez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus