•   Carazo  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La alegría que siente Hazel Nohemi Arauz Baltonado, de 23 años, por los trillizos que trajo al mundo el pasado 6 de octubre, se ha visto empañada por su falta de recursos para garantizar una alimentación y cuido adecuados a los pequeños.

La joven madre, quien habita en el barrio El Recreo, en Diriamba, tuvo que ser sometida a una cesárea en el Hospital Regional “Santiago”, de la ciudad de Jinotepe”.

Contó a El Nuevo Diario que se trata de su primer embarazo y que supo que eran trillizos hasta los seis meses de gestación, cuando se realizó el primer cheque prenatal.

Los trillizos de Hazel Nohemi Arauz Baltodano / Foto Tanía Narváez“Es una bendición de Dios, pero también una gran responsabilidad y hasta ahora estoy viendo mis necesidades", dijo. La joven duerme en una cama unipersonal con sus tres bebés.

Y es que, además, asegura que su pareja la abandonó cuando se enteró que eran trillizos, por lo que solicita ayuda para la manutención de estos. 

"Él no quiere hacerse cargo de los niños, yo soy madre soltera y sé que con ayuda de Dios voy a salir adelante, pero ahora para mí es bien difícil porque mi mamá es la única que trabaja, ellos beben leche porque la leche no me ha bajado", narró Arauz Baltodano.  

Guadalupe Baltodano, su madre, dijo por su parte que también quieren que el padre reconozca a los bebés. “Aquí yo soy la única que trabaja y ahora mi prioridad son los niños y ella, yo hago lo que puedo con lo poco que gano, pero somos de escasos recursos y los niños necesitan muchas cosas”, reiteró.

La dirección de la familia es: Barrio El Recreo, Diriamba, de donde fue la bloquera 1 cuadra al Norte y media cuadra al Este. Para cualquier ayuda, piden que las contacten al número de celular 78260378.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus