Rafael Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con más de 200 estaciones funciona la Red Comunitaria de Observación Climática a nivel nacional, apoyada por once organizaciones, entre estas el Centro Humboldt, que convierte los datos en proyecciones útiles para los agricultores.

El director del Centro Humboldt, Víctor Campos, señala que la idea es que los mismos campesinos midan la precipitación y temperatura de su zona, para transformar esto en información útil que le lleve a tomar decisiones más acertadas para su productividad.

“La información que genera el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales es muy gruesa o generalizada. Lo que el campesino necesita es información más local”,  comentó Campos.

Explicó que de esta manera, el agricultor puede prever para el siguiente período el tipo de variedad de grano a sembrar de acuerdo con la humedad que necesita, o si resulta más pertinente cambiar el tipo de cultivo.

Alternativa

Lester Morales, un agricultor originario del municipio de Villa Nueva, Chinandega, destacó que desde hace cuatro años, la zona es afectada por el fenómeno El Niño, y aunque se está normalizando el inverno, en el período de primera no hubo producción.

“Desde el 2012 a la fecha, hay 46 pluviómetros en las comunidades de Chinandega. Nos ayuda en puntos clave, como sistema de alerta temprana ante inundaciones, contribuye a la seguridad alimentaria y nos evita pérdidas. La evidencia es que de cien productores con los que trabajamos en la zona de Chinandega norte, 90 decidieron no sembrar en 2015 y los 10 que decidieron sembrar perdieron todo”, alega Morales.

Mariela Margarita Martínez, de Diriamba, señala que monitorean la zona alta y el río La Flor, con buena aceptación por los resultados, y conforme al análisis, los productores planifican la siembra.

“Lo que se hace es recolectar los datos y a fin del mes  se hace el análisis final, luego se procesan en el Centro Humboldt”, dijo Morales.

Mientras que Gabriela Lagos, oriunda de Matagalpa y quien trabaja para la Asociación de Pequeños Productores de Café de Nicaragua, destacó que es importante saber cómo la variabilidad climática va a afectar al cultivo y con esto prever las acciones.

“No estamos preparados para convivir con los cambios climáticos extremos y esto puede propagar plagas y enfermedades, además el estrés en las plantas sin un manejo adecuado afecta la calidad del grano”, alegó Lagos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus