•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Nicaragua existen unos 300 mil personas con algún tipo de discapacidad visual, según cálculos de la OMS, que estima que el 5% de la población tiene estos padecimientos. El astigmatismo, la miopía y la hipermetropía, en ese orden, son los defectos refractivos más frecuentes entre los nicaragüenses. Son producidos cuando el ojo deja de enfocar las imágenes correctamente en la retina, lo que genera visión borrosa, explicó el doctor Abraham Delgado, director general de la Fundación Oftalmológica Nicaragüense. De acuerdo con Delgado, de cada diez pacientes que asisten a la fundación, siete lo hacen por  padecer defectos refractivos y tres por enfermedades oculares, donde prevalece la catarata. El glaucoma es una de las enfermedades menos frecuentes, y a diferencia de la catarata ocasiona daños irreversibles en la visión. 

El astigmatismo se define como una distorsión de las imágenes, debido a una curvatura anormal de la córnea, que es la superficie transparente que cubre el globo ocular. La miopía se caracteriza por la dificultad para ver claramente los objetos distantes y la hipermetropía que produce una dificultad para ver claramente los objetos cercanos. La catarata es un proceso fisiológico que comienza a aparecer a partir de los 50 años. De cada diez pacientes, ocho tendrán catarata cuando sobrepasen los 70 años, expresó Delgado, sin embargo, la enfermedad es corregible con cirugía.

Te interesa: Lanzan primer portal de televisión para personas ciegas y sordas

Jornadas gratuitas

El especialista indicó que a nivel privado, una cirugía de catarata ronda los 700 dólares. Sin embargo, la Fundación Oftalmológica Nicaragüense estará realizando unas 200 cirugías de catarata gratuitas en todo este mes a las personas de escasos recursos, a propósito de la celebración del  9 de octubre, Día Mundial de la Visión. Desde hace cuatro años, la Fundación realiza estas jornadas visuales, las cuales empezaron con 50 cirugías, que fueron incrementándose hasta llegar este año a la meta de realizar unas 200. A nivel infantil,  el oftalmólogo Abraham Delgado comentó que entre las discapacidades visuales más frecuentes está el estrabismo, caracterizado por una alteración del paralelismo de los ojos, por lo que el músculo de este debe fortalecerse o debilitarse, dependiendo del caso. 

Otras de las alteraciones visuales más frecuentes son la catarata congénita, el glaucoma congénito, los tumores en el párpado y la retinopatía del prematuro, que se presenta cuando el bebé nace con bajo peso y antes de tiempo. Esta última produce un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de la retina. Delgado indicó que para realizar una detección temprana de alguna de estas enfermedades es necesario que los bebés tengan una consulta oftalmológica en el momento que nacen, otra cuando entran al preescolar, la siguiente en el primer grado, después durante el primer año de secundaria. La otra consulta oftalmológica debería ser preferiblemente cuando el adulto joven entra a la universidad y la siguiente después de los 35 años.

De ahí en adelante, este paciente debe realizarse un chequeo una vez al año. “Si ese régimen lo siguiéramos todos los nicaragüenses podríamos detectar una serie de enfermedades de forma temprana antes que hagan daño”, aconsejó Delgado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus