•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Nadie piensa que el cáncer va a tocar a su puerta, pero en cualquier momento puede hacerlo, dice la voz de la experiencia de mujeres que sobrevivieron al cáncer de mama y que hoy participaron en la caminata “Juntos por la cura”, impulsada por la Fundación Ortiz Gurdián, dedicada a la labor de prevenir la mortal enfermedad.

“Me diagnosticaron cáncer. Eso fue terrible. Nadie lo espera. Uno puede oír sobre el cáncer y no le pone mente hasta que toca a tu puerta. Cuando te dicen que sos positiva, te quedas como que te quitaron el piso, es impactante”, nos comenta María Helena Mayorga, de 58 años.

Señala que en esos momentos no podía oír hablar de cáncer porque rompía en llanto, pero después de pasar ese trago amargo, hoy es una persona nueva y apoya a otras mujeres en su restablecimiento, a través de la Fundación Ortiz Gurdián.

Dos veces sobreviviente es Vilma del Socorro Sánchez, de 65 años, que después de superar un tumor en la cabeza, al poco tiempo le diagnosticaron cáncer de mama. Cinco años después de su tratamiento dijo estar muy agradecida por tener otra oportunidad en la vida, gracias al apoyo de la fundación.

Para Cristina Núñez, originaria de Rivas, a una década de vivir el mal momento recomienda a las mujeres a no esperar detectar cosas extrañas, dolores o llegar a la edad de 40 años para hacerse el chequeo y el examen correspondiente, porque de eso puede depender tu vida.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus